Felipe de Borbón cuarenta años

20080127202756-cd358f28-a.jpg
El día 30 enero, don Felipe de Borbón cumplirá cuarenta años, una edad que se asocia con la madurez, en la que muchos proyectos de juventud se han convertido en realidad. El Príncipe de Asturias no es una excepción a esta norma, y a una larga y esmerada formación que incluyó las enseñanzas universitarias y la formación en las academias militares, se han unido decisiones de carácter íntimo, que le han llevado a formar una familia, tras casarse con doña Letizia Ortiz, con la que ha tenido dos hijas, doña Leonor y doña Sofía. La opción del matrimonio y la paternidad, que en el resto de los ciudadanos adquiere una exclusiva dimensión personal, tiene consecuencias añadidas en la figura del Heredero de la Corona, porque la institución monárquica descansa en el principio sucesorio, que ya ha quedado garantizado a través de su descendencia. La hipotética reforma del artículo 57 de la Constitución para acabar con la preferencia del varón sobre la mujer estuvo en el debate público durante algún tiempo, pero ha perdido interés al no haber tenido los Príncipes de Asturias, hasta ahora, ningún hijo varón.

La Constitución no dice nada sobre las funciones que le corresponde desempeñar al Heredero de la Corona, conformándose con resaltar que de forma natural accederá al trono por fallecimiento del Rey. La única referencia en el texto constitucional aparece en el artículo 61.2, al señalar la obligatoriedad de prestar juramento a la Constitución, ante las Cortes Generales, cuando el Heredero de la Corona cumpla dieciocho años, requisito cumplido por el Príncipe de Asturias el 30 de enero de 1986.

Dada la ausencia de previsiones constitucionales, al Príncipe de Asturias le toca cumplir con el rol de Heredero, sin más apoyo que su intuición, la formación recibida y el ejemplo y los consejos del Rey. No es una tarea fácil, porque se trata de un trabajo y una dedicación sin límite temporal preciso, en la que hace falta trasmitir confianza a los españoles y seguridad a los observadores internacionales de que el futuro de la Corona española se encuentra en buenas manos.

Don Felipe de Borbón ha desplegado una importante actividad en el exterior, sabedor de que uno de los grandes activos de la Corona española es la de ser el principal embajador de España en el mundo. Los viajes en representación del jefe de Estado en la toma de posesión de mandatarios de países iberoamericanos, junto con visitas de carácter más pausado, para conocer los sistemas políticos, las formas de vida y las diversas culturas que hay en otras partes del mundo han ocupado parte de su actividad. Desde su mayoría de edad, el Príncipe también ha querido conocer con detalle la realidad de nuestro país; para ello se ha desplazado a las distintas comunidades autónomas para asimilar las necesidades y las inquietudes de sus habitantes.

En ese conjunto de relaciones establecidas entre don Felipe de Borbón y las regiones españolas, ocupa un especial papel Asturias. El principal título del Heredero de la Corona es el de Príncipe de Asturias, lo que crea un vínculo de calidad. El Principado de Asturias se creó en las Cortes de Bribiesca, en el año 1388, y desde entonces correspondió al Heredero de la Corona, de tal forma que distintos personajes en la historia reclamaron para sí el título de Príncipe de Asturias como forma de asegurarse el disfrute de la Corona. Don Felipe fue investido como Príncipe de Asturias, en Covadonga, cuando tenía nueve años de edad. Esa relación entre don Felipe y nuestra región encontró un marco muy especial de realización a través de la Fundación Príncipe de Asturias, constituida en el año 1980. Un año más tarde, en la primera ceremonia de entrega de los Premios Príncipe de Asturias, don Felipe de Borbón pronunció su primer discurso público. Durante veintisiete años consecutivos el Heredero de la Corona ha girado visitas a nuestra región, familiarizándose con la realidad urbana de Asturias y también conociendo su dimensión rural, al entregar en distintas localidades el galardón de Pueblo Ejemplar que concede la Fundación Príncipe anualmente.

Por si el vínculo de don Felipe de Borbón con Asturias no fuera suficientemente sólido, quiso el destino que en el año 2004 contrajera matrimonio con doña Letizia Ortiz, una joven periodista ovetense, lo que introdujo a Asturias en el álbum de fotos familiar. Las visitas privadas a nuestra región se convirtieron en habituales, recalando en la localidad de Sardéu (Ribadesella), residencia de los abuelos paternos de doña Letizia. Una suma de causas históricas y decisiones personales ha llevado a vincular de una manera muy estrecha a don Felipe de Borbón con Asturias. Cuando las visitas de los Príncipes de Asturias superan las veinticuatro horas, no hay una residencia adecuada para que pasen su estancia entre nosotros. En cualquier comunidad autónoma ya se hubiera detectado la necesidad de destinar un inmueble para tal fin, que debe simplemente ajustarse a las funciones para las que se requiere. El Gobierno regional debería realizar esta gestión, consciente de que a Asturias le resultará muy positivo que las estancias de los Príncipes sean más prolongadas entre nosotros. Para el que tenga dudas sobre el particular o esté aquejado de prejuicios trasnochados, que medite sobre los efectos que ha tenido para Mallorca las estancias veraniegas de la Familia Real.

Los 40 años del Príncipe llegan en un momento en que en España se han roto algunos de los consensos básicos que han funcionado eficazmente desde la transición. En sus discursos, con motivo de la ceremonia de entrega de los galardones, don Felipe de Borbón ha subrayado el enorme progreso conocido por España bajo el marco de la Constitución. La defensa del texto constitucional y el papel moderador de la Corona constituyen la clave de bóveda que soporta las tensiones identitarias de la convivencia nacional. En ese horizonte se inscribe la misión histórica que don Felipe de Borbón está llamado a realizar.
27/01/2008 20:27 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

rodurosa

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.