Facebook Twitter Google +1     Admin

Exposición 'De pasadizo a palacio. Las casas de la Biblioteca Nacional'

Foto antigua de la BNE

   La exposición 'De pasadizo a palacio. Las casas de la Biblioteca Nacional' recorre los diferentes edificios del archivo bibliográfico nacional. La sede de la BNE acoge esta exposición, que podrá visitarse desde este miércoles hasta el 27 de enero de 2013.

   El museo del centro incluye material gráfico especialmente creado para ella como resultado de la investigación realizada, junto con documentos originales de los propios fondos de la Biblioteca Nacional y reproducciones de planos de otros organismos y archivos, algunos de ellos hasta ahora inéditos.

   La muestra, comisariada por Pedro Moleón Gavilanes y que ha sido presentada este miércoles, está organizada en cinco partes, tantas secciones como casas ha tenido la Biblioteca Nacional a lo largo de su historia. Sin embargo, cada una de ellas posee información desigual, ya que la permanencia de la institución de sus distintas sedes también fue variable.

   El pasadizo de la Encarnación fue la casa fundacional de la Real Librería Pública de 1712 a 1809, creada por Felipe V en el pasadizo que unía la Casa del Tesoro con el Monasterio de la Encarnación. Esta sección incluye además una serie de sedes alternativas que se fueron ofreciendo, siempre sin éxito, para mejorar las condiciones de conservación de las colecciones.

   En 1809, el derribo del pasadizo de la Encarnación y de otros muchos edificios situados al oriente del Palacio Nuevo obligó a trasladar por orden de José Napoleón I los fondos de la Real Librería Pública al convento de la Trinidad, de la madrileña calle de Atocha. Los fondos quedaron alojados durante diez años en el claustro de este edificio, aunque no pudo funcionar más que como almacén provisional, sin posible atención al público.

   La sede más efímera de la Real Nacional fue el palacio del Almirantazgo (entre 1819 y 1826). Para alojar sus fondos se habilitó el piso principal del edificio proyectado para casa del Príncipe de la Paz y en él los libros volvieron a ser consultados por el público.

DOCUMENTACIÓN INÉDITA

   En la casa del Marqués de Alcañices, que acogió los fondos bibliográficos desde 1826 hasta 1895, la fundación de Felipe V pasará de ser Real Biblioteca a ser Biblioteca Nacional.

   La investigación previa a esta exposición saca a la luz por vez primera un buen número de planos inéditos del Archivo General de la Administración que permiten documentarla con precisión, incluido el nuevo pabellón del jardín, obra de Enrique María Repullés y Vargas, hasta ahora atribuido a Álvaro Rosell. Ese pabellón cobra nueva importancia como el primer edificio de nueva planta del que disfrutó la Biblioteca Nacional desde su fundación.

   Finalmente, desde 1895 y hasta la actualidad, el Palacio de Biblioteca y Museos Naciones es la sede de la Biblioteca Nacional. Se trata de la sección mejor documentada y la que más imágenes y argumentos aporta a la exposición.

   El edificio fue iniciado siguiendo el proyecto y la dirección de obra del arquitecto Francisco Jareño y que sus planos fueron después

modificados por el arquitecto Antonio Ruiz de Salces, responsable final del resultado construido.

   Esta exposición se celebra coincidiendo con la Semana de la Arquitectura de Madrid que organiza y coordina el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM), y dentro de los actos del Tricentenario de la BNE.

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris