Facebook Twitter Google +1     Admin

La hora del Rey

20130404203737-20130206-20despedida-20portaaviones-20principe-20asturias-2016.jpg

Creo personalmente tal como pasó hace un año con lo de Bostwana, que por edad y tiempo se acerca , y tomando ejemplo nada menos que de un gran Papa como Benedicto XVI ; que por el bien de España debe haber un cambio y una regeneracion del pais, una 2º transicion que comienza con el gesto de abdicacion, un gesto supremo que como en Holanda deja paso a la nueva generacion, deberia ademas ser por ley para evitar como por ejemplo en EEUU que el Jefe del Estado se perpetue innecesariamente dentro de un tiempo estipulado o una edad, por ello creo que es hora ya de empezar de mejorar a hacia un gran pais Europeo, España, es hora la hora del Rey.

 

El juez José Castro ha imputado a la Infanta Cristina dentro del caso que afecta a su marido Iñaki Urdangarin. Deberá acudir a declarar el próximo 27 de abril. La hija del Rey formaba parte de la junta directiva del Instituto Nóos, el organismo por cuyas actividades está siendo investigado el Duque de Palma y su ex socio Diego Torres, entre otros. El magistrado aprecia indicios de cooperación o complicidad en Doña Cristina en los delitos cometidos por ellos.

La decisión de imputar a la infanta la ha adoptado el juez Castro tras examinar la última remesa de correos electrónicos aportada por Diego Torres y tras considerar que su participación en la trama fue decisiva.

El juez considera tras los últimos correos que su participación en la trama fue decisiva

Sostiene el juez en un auto de 18 páginas que no haber citado a la Infanta como imputada hubiera supuesto "un cierre en falso" de la instrucción del caso "en descrédito de la máxima de que la justicia es igual para todos y una clara contradicción a la práctica cotidiana de los juzgados y tribunales que en casos similares es muy escasamente probable que prescindieran del trámite".

El titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Palma, que adopta la decisión en contra del criterio de la Fiscalía Anticorrupción, ha considerado que la cesión por parte de Cristina de Borbón de su imagen para conseguir contratos públicos fue clave para el éxito del Instituto Nóos.

La hija del Rey formaba parte de la junta directiva del Instituto Nóos

El juez ha tomado la decisión por la "utilitarista figuración" de la hija del Rey en el folleto promocional del Instituto Nóos, revelado por EL MUNDO, en el que figuraba como vocal de la Junta Directiva. El objetivo de su presencia en el órgano de Gobierno de Nóos era, según consta en el auto de Castro, "aparentar ante empresas privadas e instituciones públicas que todas las operaciones que la asociación Instituto Nóos de investigación aplicada abordaba eran conocidas y gozaban del respaldo de la casa de su Majestad el Rey". A ello, también contribuía la presencia del secretario de las infantas, Carlos García Revenga.

Con ello, era suficiente para "propiciar un trato generoso" por parte de empresas privadas y para que las administraciones públicas prescindieran de los cauces y controles de rigor, "disfrutando junto con su marido de los beneficios obtenidos".

El juez no entiende que el Rey no comentara con su hija la petición a Urdangarin para dejar Nóos

Por todo ello, el juez cree que podría constituir "un supuesto de cooperación necesaria" a los delitos supuestamente cometidos" por Urdangarin y Torres, o "cuando menos de complicidad".

La Fiscalía, por su parte, considera que sigue sin quedar acreditado que interviniera en la gestión de Nóos y sostiene que siguen sin existir elementos suficientes para sostener contra ella un escrito de acusación.

Correos electrónicos

Entre los correos aportados por Torres, había varios que el marido de la Infanta Cristian remitió a su mujer para consultarle diversas gestiones que tenía intención de realizar al frente del Instituto Nóos.

En concreto, en uno de esos correos electrónicos, fechado el 20 de febrero de 2003, Urdangarin remite a la Infanta "una comunicación de Nóos que tengo pensado enviar". Y prosigue: "Hay dos versiones. Clientes, ’colab’ y amigos y la otra para Octagon (no quiero sacar ampollas). Léelo y dime lo que piensas please... Ciao".

En el mismo correo, el Duque le comenta que "a veces por no saber lo que piensas voy más perdido, pero mi reacción no es la de dejarte así".

Mediante otro e-mail, del 17 de junio del mismo año, Urdangarin le reenvía a su mujer un mensaje de Nissan sobre la resolución del concurso ’Estudio de notoriedad World Series by Nissan’, en el que esta compañía indica que una vez recibidos y analizados los presupuestos solicitados, la mejor oferta es la presentada por Nóos.

En otro correo, fechado el 5 de abril de 2004, el Duque reenvía adjunto a la Infanta un artículo que "trabajamos el día pasado en el seminario y un resumen del mismo. Me parece interesante".

El 26 de febrero de ese año, el Duque envío otro correo al secretario personal de las Infantas, Carlos García Revenga, en el que le pedía que le diese "una copia a Cristina de mi parte".

La petición del Rey

Por otra parte, en el auto, Castro señala "que no se acaba de entender que S.M. El Rey no comentara con su hija las críticas o recomendaciones que había hecho llegar o proyectaba hacer a su marido" para instarle a desvincularse del Instituto Nóos.

"E incluso que consensuara con ella su alcance y el compromiso, expreso o tácito, de que de alguna manera velara por su cumplimiento lo que le debería haber llevado a Doña Cristina a la conclusión de que las recomendaciones de su padre no se estaban siguiendo y cuestionar al respecto la actitud de su marido", expone el juez.

Tras recordar que el asesor jurídico de la Casa Real José Manuel Romero pidió a Urdangarin dejar sus actividades, el magistrado apunta que tampoco "es fácil asimilar" que el secretario personal de las Infantas, Carlos García Revenga, también imputado en esta causa, "afirmara desconocer el mensaje" que presuntamente transmitió el Rey ya que "tal desconocimiento sólo podría encontrar sustento en una absoluta falta de comunicación", estructurada sobre "una incomprensible falta de curiosidad en conocer por qué en un momento determinado se le pide su dimisión y la de la Infanta, a la que asesora.

Y concluye que "obligado estaba a comentar con ésta las razones más plausibles de la decisión real y su alcance de presente y de cara al futuro".

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris