Facebook Twitter Google +1     Admin

El Teatro de la Comedia reabrirá en 2015

20140910224601-1410271192-881784-1410271914-noticia-normal.jpg

Más de 12 años después de su cierre, el Teatro de la Comedia de Madrid al fin tiene fecha de reapertura: septiembre de 2015. Si la previsión se cumple, la Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC) podrá presentar su próxima temporada en su propia casa, en una recuperación de la que fue su sede desde 1998. Madrid, por su parte, recobrará uno de sus escenarios más emblemáticos, la histórica sala de la calle Príncipe.

Aprovechando la presentación de la nueva temporada de la CNTC, el Ministerio de Cultura organizó ayer una visita a las obras de un teatro cuya rehabilitación parecía interminable. Según explicó el director general del INAEM, Miguel Ángel Recio, la principal dificultad se ha debido a los contratiempos derivados de la consolidación de la estructura del edifico. “Sumados a la enorme dificultad que conlleva trabajar en un teatro situado en una calle tan estrecha y rodeado por todas partes de edificios de vecinos”, insistieron los arquitectos Sebastián Araujo y Jaime Nadal, encargados del proyecto. Recio, además de fijar en otoño del próximo año la reapertura, aseguró que la obra acabará quedando 1,52 millones de euros por debajo de los costes previstos. Del presupuesto de partida (27,65 millones), 15,72 correspondían a la ejecución de la obra, cuyo coste final ha sido de 14,2. Se calcula que el precio para el equipamiento escénico rondará los 21,62.

Visita a las obras del Teatro de la Comedia de Madrid, cerrado desde 2002 y que abrirá sus puertas en 2015. / carlos rosillo

La obra civil concluirá en el primer trimestre de 2015 y la de equipamiento estará lista el próximo verano. “Así que justo dentro de un año la Compañía Nacional de Teatro Clásico podrá arrancar aquí su temporada”, añadió Recio, quien confirmó que la placa de la fachada que recuerda que el teatro albergó el discurso fundacional de la Falange Española seguirá en su sitio.

Sin los andamios que hasta ahora cubrían como una telaraña metálica el coso, y con el lienzo del techo otra vez vivo en el cielo del salón (“Lo desmontamos entero para restaurarlo en un taller”) el esqueleto del Teatro de la Comedia y también su carne son ya perfectamente reconocibles. Gracias a la obra, el edificio ha ganado una superficie de 750 metros cuadrados, su aforo llegará a los 700 espectadores y ganará una sala de 300 metros cuadrados para ensayos y representaciones con un aforo de 100 localidades.

En realidad, y según explican los técnicos, las obras no empezaron hasta 2010. “En 2002 se cerró, dos años después se abrió el concurso de obras y luego el del proyecto”, explicaron ayer. Una vez licitado empezó un trabajo cuya principal dificultad radicaba en la estructura. En 1915, el teatro se incendió y en lugar de reconstruirlo con madera y hierro (sus materiales originales) se hizo con hormigón armado. “Trabajar con hierro y madera en mal estado es mucho más fácil que con un hormigón que estaba muy degradado, eso ha generado problemas terribles”, apuntan Araujo y Nadal. La ubicación del teatro, “para hacernos una idea, en un patio de vecinos”, ha sido el otro gran dique de contención: ralentizó cada nueva intervención y cada trabajo para consolidar el soporte físico de la sala. Según los técnicos, lo que queda (ejecución de revestimientos, pavimentos y trabajos de acabado) devolverá la piel y el traje a un teatro que parecía condenado a no revivir.

Una temporada más en el Pavón

Al teatro Pavón le queda una temporada como sede de la CNTC. Ayer, sin embargo, acogió la presentación de las obras que marcarán el nuevo curso. El secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, la directora de la compañía, Helena Pimenta, el director del INAEM, Miguel Ángel Recio y representantes de todos los elencos que participarán en el programa de este año acudieron a una cita que ofreció, a modo de aperitivo, fragmentos a capellade algunos de los montajes.

Se pudieron ver actrices recitar en verso con vaqueros rotos, tiradas en el pasillo del patio de butacas llorando como damas ultrajadas o hasta un cervantes gimnástico improvisando rítmicas palabras... había euforia ambiental, y quizá tiene su justificación. Pimenta arrancó sus palabras con un dato importante: en el último año el público de la CNTC ha crecido de nuevo en más del 30% hasta quedarse en 194.637 espectadores (66.000 solo en Madrid).

Para este año, cuentan con montajes que pueden ser campanadas: Donde hay agravios no hay celos, de Rojas Zorrilla, en manos de Pimenta; Don Juan Tenorio, de José Zorrilla, deconstruido por Blanca Portillo; un proyecto europeo que llevará al extranjero recitales en torno a Calderón y Lope; el regreso de la ya curtida En un lugar del Quijote, de Ron Lalá; el desconocido Enrique VIII y el cisma de Inglaterra, de Calderón, dirigido por Ignacio García, y la visita de las compañías invitadas que despedirán en primavera al Pavón de sus queridos clásicos.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris