Facebook Twitter Google +1     Admin

Tutankamón: revelan detalles desconocidos del asombroso descubrimiento de su tumba hace 100 años

20220707214223-ma-scara-tutankamo-n.jpeg
 El 4 de noviembre de 1922, tras cinco años de infructuosa búsqueda, el arqueólogo británico de formación autodidacta Howard Carter hacía uno de los descubrimientos más asombrosos de la historia: la tumba del faraón Tutankhamón.HARRY BURTON

No fue el faraón más importante ni siquiera el más longevo, más bien al contrario, pero hoy Tutankamón es sin lugar a dudas el más famoso. La explicación está en que cuando se descubrió su tumba en el Valle de los Reyes ésta se encontraba intacta. Este año, en noviembre, se cumplen 100 años de aquel descubrimiento.

Se trató de una de las mayores aventuras arqueológicas de la historia. Su principal protagonista pasa por ser Howard Carter, pero detrás del arqueólogo hubo muchas personas y hoy sabemos que muchos eran trabajadores egipcios bien cualificados. De hecho, el primer paso, el primer escalón, lo dio un aguador egipcio.

En 2016 se lo contaba a la agencia EFE Ahmed Abd el Rasul: "La verdad es que mi abuelo traía agua para la expedición en dos tinajas y a lomos de un burro cuando encontró la entrada. Todo ocurrió cuando excavó en la arena con sus manos para colocar una de las tinajas, ya que la base era redonda. Así fue cómo apareció el escalón de la tumba de Tutankamón que devolvió la esperanza a Carter".

Carter estaba convencido de que existía la tumba de Tutankamón y trabajó durante años hasta encontrarla en 1922

Sea como fuere el relato oficial cuenta que el arqueólogo británico se resistía a creer que en el Valle de los Reyes ya no quedaran grandes tesoros. De hecho estaba convencido de que existía la tumba de Tutankamón. Logró el apoyo financiero de Lord Carnavon y trabajó durante años hasta encontrar la cámara funeraria del joven faraón, cosa que logró en noviembre de 1922.

Entre las piezas destaca la icónica máscara de malogrado Tutankhamón, quien subiría al trono siendo apenas un niño y moriría con tan solo 19 años sin dejar descendencia. La icónica máscara de malogrado Tutankhamón.CORTESÍA ESPACIO 5.1 IFEMA

Cuando abrió la pared de la cámara funeraria, en la distancia un miembro del equipo le preguntó si veía algo, a lo que Carter respondió "sí… cosas maravillosas". Fue así el primer hombre en 3.000 años en entrar en la tumba del joven faraón de la XVIII Dinastía, muerto a los 19 años.

Más secretos en el Valle de los Reyes

Tras la muerte de Akenatón, su padre, Tutankamón fue entronizado con apenas nueve años. Gobernó Egipto durante sólo diez años. A su muerte por malaria en 1352 a. C., con sólo 19 años, el clero de Amón, que intentó que fuera el símbolo de la restauración de los antiguos dioses, lo enterró en el Valle de los Reyes.

Una teoría sostiene que el faraón Semenejkara no era un hombre, sino una mujer y que podría sería la reina Nefertiti

La tumba es inusualmente pequeña para un faraón. Junto a ella se encontraron 5.398 artefactos, incluidos un ataúd de oro macizo, la máscara funeraria, tronos, arcos de tiro con arco, trompetas, un cáliz de loto, varios carros desmontados, comida, vino, sandalias y ropa interior de lino. Tantos objetos eran que Carter tardó 10 años en catalogarlo todo.

Ahora que se van a cumplir 100 años del descubrimiento de la tumba de Tuntakamón, sabemos que ésta no era el único secreto que escondía el valle. Este siglo han salido a la luz dos cámaras más. Una de ellas contiene la momia de una mujer (una cantante en el templo de Karnak).

En el Valle de los Reyes, en Egipto, no se pueden hacer fotos para proteger las estructuras de los flashes. A algunos grupos les dan permiso si se comprometen a no usar flash. Y si te pillan, tienes garantizado acabar en un calabozo. Valle de los Reyes, en Egipto.J. Bubenik / WIKIPEDIA

Pero hay más. Los escaneos con rádar de penetración terrestre que se han hecho en los últimos años sugieren que tras las paredes de la tumba de Tutankamón podría haber otras cámaras y que éstas, posiblemente, contengan féretros.

Los más fantasiosos creen que la tumba de Nefertiti (Semenejkara) podría estar en una de las cámaras que quedan por analizarse

Los más optimistas (fantasiosos) quieren pensar que la tumba de Nefertiti puede estar en una de estas nuevas cámaras. Frank Rhüli, de la Universidad de Zúrich, ha estudiado a fondo la momia de Tutankamón. Con ese trabajo, cuenta Scientific American, ha elaborado una lista de las personas que podrían haber sido enterradas cerca del faraón.

Se tratarían de Meritatón, la hermana mayor de Tutankamón, su posible madre Kiya y Semenejkara, tío de Tutankamón y el más breve y enigmático faraón de la dinastía XVIII. Hay una teoría que sostiene que Semenejkara no era un hombre, sino una mujer y que podría sería la reina Nefertiti.

Se llamaba Tutankamón... o no

Y los misterios por resolver no sólo se refieren a otras tumbas del Valle de los Reyes sino al propio joven faraón. T’utankamón no se llamaba Tutankamón. Al menos al nacer.

<p>En octubre del 2014, unos empleados del Museo Egipcio de El Cairo tiraron la pieza mientras la limpiaban y el apéndice se separó del resto de la careta. En lugar de dar aviso, decidieron arreglarla y pegaron la pieza con <a href=resina epoxi, elemento usado en la reparación de coches. Y como colofón, alguien intentó retirar las rebabas del pegamento utilizando papel lija.

 

" src="https://imagenes.20minutos.es/files/article_default_content/uploads/imagenes/2016/10/21/346553.jpg" data-full-src="https://www.20minutos.es/uploads/imagenes/2016/10/21/346553.jpg" width="656" height="428"> Detalle de la máscara de Tutankamón.ARCHIVO

Es lo que asegura la egiptóloga Joyce Tyldesley, que le ha explicado al canal de Historia de la BBC que en realidad su nombre original era Tutankatón. Significa "imagen viva de Atón", lo que refleja el culto de sus padres al dios del sol.

Al nacer, Tutankamón se llamaba en realidad Tutankatón

Pero, pasados unos años y ya como faraón, el niño rey cambió de religión y empezó a adorar al dios Amón, venerado como rey de los dioses. De manera que cambió su nombre por Tutankamón. De "imagen viva de Atón" a "imagen viva de Amón".

Y sin embargo, nadie entre los ciudadanos de Egipto le llamaba ni Tutankatón ni Tutankamón. Tyldesley cuenta que el faraón tenía cinco nombres reales, que adoptaban forma de frases cortas que describían el propósito de su reinado.

Réplica exacta de la tumba de Tutankamón Réplica exacta de la tumba de TutankamónKhaled Elfiqi / Efe

"Oficialmente, era, Nombre de Horus: Imagen de los nacimientos; Nombre de las Dos Damas: Hermoso de las leyes que sofoca las Dos Tierras/que contenta a todos los dioses; Nombre de Horus de Oro: Elevado de apariencias para el dios/su padre Re; Prenomen: Nebkheperure; Nomen: Tutankamón", enumera la egiptóloga.

La daga de hierro de meteorito

El último misterio resuelto es el del puñal de hierro de meteorito con empuñadura de oro hallado en la tumba de Tutankamón. Llegó de fuera de Egipto, probablemente de Anatolia, y habría sido un regalo del rey de Mitanni -en la actual Siria- a Amenhotep III, abuelo del joven faraón.

Según un análisis publicado en la revista Meteoritics and planetary science, la Edad del Hierro comenzó después del 1.200 a.C., pero algunos artefactos prehistóricos con mineral proveniente de meteoritos fueron fabricados antes, en la Edad del Bronce (3.000 al 1.200 a.C.). Sería el caso de esta daga, cuyo origen y método de fabricación siguen sin estar claros.

Un uróboro en la tumba de Tutankamón. Un uróboro en la tumba de Tutankamón.Djehouty/Wikimedia

Carter murió solo como solo había vivido

Aunque el descubrimiento de la tumba de Tuntakamón fue, como casi todo en esta vida, una labor de equipo, Howard Carter ha pasado a la historia como el obstinado arqueólogo que lo logró. Cuentan que tras el hallazgo, anunció que lo siguiente iba a ser encontrar la tumba de Alejandro Magno. Eso no ocurrió.

Es asombroso lo poco que conocemos de su vida privada"

Carter murió en 1939 a los 64 años de un cáncer linfático siendo en realidad un desconocido. "Es asombroso lo poco que conocemos de su vida privada", escribió T. G. H. James, su biógrafo en Howard Carter. The path to Tutankhamun. Murió como vivió, solo. Pocas personas fueron a su entierro. No se le conoció ni pareja ni relación alguna.

En la tumba de Carter se lee una inscripción: "Pueda tu espíritu vivir, durar millones de años, tú que amas Tebas, sentado con la cara al viento del norte, los ojos llenos de felicidad". Está tomada de la copa de alabastro de Tutankamón.

<p>Imagen de la máscara de oro del faraón Tutankamón durante el proceso de restauración iniciado en el Museo Egipcio de El Cairo (Egipto) para solucionar el daño causado recientemente por un arreglo poco profesional para pegar su ’perilla’.</p> La máscara de oro del faraón durante un proceso de restauración.Khaled Elfiqi / EFE

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris