Facebook Twitter Google +1     Admin

dep abuelilla 1921-2021
24/11/2021 11:08 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

202 Museo del Prado

19/11/2021 20:25 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Meet Vincent van Gogh: la única exposición oficial del prestigioso museo de Ámsterdam llega a Madrid

20211022221117-meet-vincent-van-gogh-en-espacio-ibercaja-delicias-0074195-600.jpeg

Meet Vincent van Gogh Experience, la única exposición oficial del Museo Van Gogh de Ámsterdam, de la mano de la Embajada de los Países Bajos, ya está en Madrid. Desde este jueves, 30 de septiembre, Proactiv, la empresa promotora líder en España en producción y organización de espectáculos de gran formato, exposiciones nacionales e internacionales y conciertos de música, abre las puertas de la experiencia al gran público.

 

“Meet Vincent van Gogh Experience es un fenómeno cultural y una exposición premiada a nivel mundial que estamos convencidos que el público de todas las edades disfrutará visitando'', ha declarado Nicolas Renna, Director General de Proactiv. “Desde Proactiv estamos encantados de traer por primera vez a Madrid esta experiencia única en la que los visitantes podrán formar parte de la vida y las obras más famosas del pintor holandés”. “El Museo Van Gogh se enorgullece de asociarse con Proactiv para llevar esta experiencia al alcance del público español”, según un portavoz del Museo Van Gogh de Ámsterdam. “Vincent van Gogh es posiblemente uno de los artistas más icónicos a nivel mundial, y estamos encantados de que el público de todo el mundo pueda descubrir a través de esta experiencia su vida y sensaciones de una forma innovadora y diferente gracias a este inmersivo proyecto”.

 

22/10/2021 22:11 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

El Museo del Prado expone el arte de la América hispana

“Tornaviaje. Arte iberoamericano en España”, patrocinada por la Fundación AXA, cuenta una realidad poco conocida: que tras la conquista de América y hasta la Independencia llegaron a España más objetos artísticos de procedencia americana que flamenca o italiana, y que el tráfico de obras de arte entre ambos lados del Atlántico no fue solo unidireccional, de España a América, como suele señalarse.

Estos miles de objetos, muchos debidos a artífices indígenas o mestizos, presentan a menudo materiales, temas y técnicas desconocidos en la metrópoli, y su realización respondió a propósitos diversos: reafirmación del dominio de la metrópoli, aspiraciones identitarias de las elites criollas, o motivaciones documentales, devocionales y estéticas.

La exposición, que también cuenta con la colaboración de la Comisión Arte Virreinal de la Fundación Amigos del Museo del Prado, incluye más de un centenar de obras americanas conservadas desde hace siglos en instituciones culturales y religiosas españolas; piezas que se integraron en nuestra cotidianeidad y forman parte de nuestro patrimonio histórico y cultural, aunque a veces hayan perdido memoria de su origen.

Imagen de la sala de la exposición “Tornaviaje. Arte Iberoamericano en España”. Foto © Museo Nacional del Prado.

Varias pertenecieron a la antigua colección real y colgaron en los mismos palacios donde lo hacían los lienzos de Rubens o Velázquez; sin embargo, el Museo del Prado ha ignorado hasta ahora esta realidad. Con esta exposición quiere paliar esa laguna y ofrecer una visión más rica y compleja de la circulación y recepción de los objetos artísticos en España en época Moderna.

El recorrido por esta exposición, que permanecerá en las salas A y B del edificio Jerónimos hasta el próximo 13 de febrero, ofrece al visitante la posibilidad de conocer la cultura de los virreinatos americanos, teniendo en cuenta sus valores simbólicos e iconográficos, así como aquellos que les otorgaron las sociedades receptoras.

63 prestadores nacionales y 3 internacionales han colaborado en la organización de esta exposición con el préstamo de 95 de las 107 obras expuestas, creadas en Perú, Colombia y México, entre otros, de las cuales 26 han sido restauradas para la ocasión. Prueba del carácter nacional de esta muestra es que hay obras provenientes de 25 provincias diferentes.

magen de la sala de la exposición “Tornaviaje. Arte Iberoamericano en España”. Foto © Museo Nacional del Prado.

En palabras de Javier Solana, Presidente del Real Patronato del Museo Nacional del Prado: “Esta exposición marca un hito en el Museo del Prado, ya que en ella se pretende analizar toda una cultura artística, en este caso la americana de la Edad Moderna, como parte indisoluble de nuestro relato histórico nacional”.

Para esta exposición, comisariada por Rafael López Guzmán, catedrático de la Universidad de Granada, con la asistencia de Jaime Cuadriello y Pablo F. Amador, miembros del Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM en México, y que cuenta con el apoyo de la Fundación AXA, se ha hecho un enorme esfuerzo por incluir obras diseminadas por toda la geografía española, a menudo procedentes de las mismas iglesias y conventos a los que llegaron siglos atrás, y una extraordinaria campaña de restauración de 26 piezas -pinturas, esculturas y piezas ornamentales-. “Una exposición así solo es posible por la suma de muchas voluntades. Por ello mi gratitud hacia todos los que la han hecho posible y muy particularmente a los innumerables prestadores. Mi último y mayor agradecimiento para la Fundación AXA, de nuevo comprometida en el patrocinio de una exposición que, para nosotros —y así lo han entendido—, es más que una exposición” ha afirmado Miguel Falomir, Director del Museo Nacional del Prado.

Imagen de la sala de la exposición “Tornaviaje. Arte Iberoamericano en España”. Foto © Museo Nacional del Prado.

La exposición está compuesta por 107 piezas, de las cuales 95 están custodiadas en instituciones culturales, espacios religiosos o colecciones de nuestro país –hasta 25 provincias-, aunque también hay tres prestadores internacionales. El objetivo es conocer las razones del viaje durante la Edad Moderna de estas obras de origen iberoamericano -México, Perú, Ecuador, Bolivia, Guatemala, Colombia y Cuba-, objetos artísticos de enorme interés por sus cualidades técnicas, belleza, valores simbólicos y funciones sociales, que se abordan en su compleja integridad y no como curiosidades aisladas. Para Josep Alfonso, Director General de la Fundación AXA, se trata de una apuesta valiente “a la que, como en otras iniciativas de vanguardia cultural, la Fundación AXA ha querido sumarse para facilitar, en la medida de sus posibilidades, que este proyecto sea una realidad”.

De izquierda a derecha: Josep Alfonso Caro, Director General de la Fundación AXA y Miguel Falomir, Director del Museo Nacional del Prado en la sala de exposición “Tornaviaje. Arte Iberoamericano en España”. Foto © Museo Nacional del Prado.

La exposición se estructura en cuatro grandes secciones articulando la primera sala, a nivel simbólico, en torno al concepto de «plaza» como elemento urbanístico fundamental en la ciudad americana. A través de ella dialogan las dos primeras secciones, «Geografía, conquista y sociedad» e «Imágenes y cultos de ida y vuelta», en tanto que es en ese lugar donde confluyen el diseño de la ciudad, sus arquitecturas más relevantes, las gentes, los mercados y la iglesia, con todo lo que significa el proceso evangelizador y de hibridación cultural.

En la segunda sala el elemento articulador, a nivel museográfico, es la idea de los atrios conventuales americanos, lugares de interacción religiosa y educativa. En su entorno dialogan perfectamente los objetos viajeros que conforman ajuares domésticos y eclesiásticos, integrados en la sección «Las travesías del arte», y aquellos propios de la identidad indiana, centrando la atención en la materialidad con los nuevos temas y técnicas llegados tanto de Europa como de Asia, bajo el denominador de «Impronta indiana».

19/10/2021 19:45 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Madrid impulsa una exposición sobre la enigmática Mona Lisa del Museo del Prado

La Mona Lisa del Museo del Prado. Enigma y maestría
La Mona Lisa del Museo del Prado. Enigma y maestría 

El Museo del Prado tiene su propia Mona Lisa, una copia de la obra del maestro italiano que llevaba colgada en las paredes del Museo durante años, hasta que un estudio técnico con motivo de una exposición en el Louvre desveló que el repinte negro que cubría el cuadro ocultaba un paisaje, realizado dos centurias después. Este hallazgo hace concluir a los investigadores de la pinacoteca que la copia fue pintada en el taller de Leonardo da Vinci y fue una de las primeras en salir de su bodega.

«Este descubrimiento nos invita a mirar con otros ojos la original y es probablemente la primera copia de la Gioconda realizada por algún discípulo del maestro inventor», subrayaron en su momento desde el Museo del Prado en un improvisado encuentro con periodistas tras conocerse la conclusión de las investigaciones.

Lo cierto es que la Gioconda o Mona Lisa del taller de Leonardo da Vinci, también conocida como «La Gioconda del Prado», es una pintura realizada al óleo sobre tabla de nogal, entre 1503 y 1519, y conservada desde 1819 en la primera pinacoteca de nuestro país.

Desde hoy, el Museo del Prado presenta la exposición “Leonardo y la copia de la Mona Lisa. Nuevos planteamientos sobre la práctica del taller vinciano”, que tiene como eje articulador la copia de la Mona Lisa conservada en el museo y que ha pasado a formar parte de la mayoría de los catálogos e investigaciones centrados en Leonardo da Vinci y sus colaboradores.

La muestra profundiza en estos temas y supone la primera exposición monográfica organizada en España dirigida al examen de las copias y versiones hechas en el taller de Leonardo en vida del maestro y autorizadas por él.

La delegada del Área de Cultura, Turismo y Deporte, Andrea Levy, ha intervenido en el acto de presentación y ha destacado que esta exposición “se ha llevado a cabo al amparo del convenio de colaboración del Ayuntamiento de Madrid con el Museo del Prado, convenio que se ha puesto en marcha este año en una muestra más del apoyo municipal al museo”, según recoge el Consistorio en un comunicado.

Asimismo, ha destacado que el conjunto de obras de discípulos de Leonardo da Vinci en las salas del Prado “constituye una oportunidad única para mostrar al público los últimos estudios dedicados al círculo más cercano del artista y, también, para reflexionar sobre los métodos de enseñanza y de producción de pinturas en el marco de los talleres italianos durante la transición del siglo XV al XVI”.

Mediante esta colaboración con el Museo del Prado, con la finalidad de organizar exposiciones divulgativas como la que hoy se ha presentado y que alcanza los 423.000 euros para 2021, el Ayuntamiento de Madrid se suma a la labor de los patrocinadores que hacen posible la transmisión de la cultura en Madrid y en España.

“Participar en la divulgación de las investigaciones que se desarrollan en un museo como el Prado es un modo excelente de reforzar nuestro compromiso con una institución señera de la cultura española ubicada en Madrid”, ha subrayado la delegada.

27/09/2021 13:51 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Bond, James Bond

26/09/2021 16:08 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

"El Rey León" ruge en la Gran Vía madrileña

20210921135527-imagen.aspx.jpg

La semana pasada los luminosos de Broadway volvieron a encenderse tras año y medio de apagón. Fueron dos musicales de Disney, El rey león y Aladin, los que dieron la bienvenida a los espectadores. Los turistas europeos todavía tendrán que esperar hasta noviembre para poder entrar en Estados Unidos.

En Madrid, que ha tenido los teatros ‘de verso’ abiertos durante el último año, también vuelven los grandes musicales, coincidiendo con la posibilidad de ocupar el cien por cien de los aforos. Y también aquí El rey león da el pistoletazo de salida a la temporada musical, aunque se le ha anticipado la magnífica producción de Golfus de Roma.

Desde el 23 de septiembre el teatro Lope de Vega volverá a vivir la gran aventura africana que seduce al público español desde hace diez temporadas. El 21 de octubre de 2011 se estrenó el montaje en castellano de un musical que ya llevaba casi 15 años en Broadway. Con la comedia Toc-toc es el espectáculo más longevo de la cartelera madrileña en las últimas décadas. Otras grandes producciones, como Anastasia, no pudieron sobrevivir al cierre de los teatros.

La reaparición de El rey león se produce con algunos cambios en los papeles protagonistas. Agustín Argüello se incorpora en el papel de Simba, que ya había protagonizado en México, Andrea Bayardo asume esta temporada el papel de Nala, Juan Bey encarnará al mayordomo real, Zazú, y Nacho Brande, que al igual que Andrea ya formaba parte de la compañía en la temporada anterior, asumirá el papel de Timón. Ellos están al frente de un numeroso reparto de artistas procedentes de distintos países, con Zenón Recalde como director residente.

Con ellos se alcanzarán las 3.500 representaciones que han logrado atraer a más de cinco millones de espectadores. Y parece que tiene cuerda para rato.

El rey león es un musical con libreto de Roger Allers e Irene Mecch y canciones de Elton John y Tim Rice. Se estrenó en Nueva York en 1997 con dirección de Julie Taymor, que también supervisó la puesta en escena madrileña. Solo un confinamiento pudo interrumpir la triunfal trayectoria de esta producción basada en la película del mismo título. La factoría Disney rodó en 1994 esta historia en dibujos animados. Se calcula que recaudó casi mil millones de dólares en todo el mundo.

La misma productora asumió el riesgo de llevar a los escenarios una historia de animales en su hábitat natural, centrada en la sucesión de Mufasa, el león que es el rey de la selva. Su cachorro Simba, heredero natural, deberá sortear todas las trampas que le tiende el hermano de su padre, deseoso de convertirse en el nuevo rey león. Hasta que Simba logre vencer todas las dificultades, deberá vivir innumerables aventuras, contando con no pocos amigos. Un mundo animal que puede ser perfectamente creíble como humano y desarrollado con una extraordinaria fantasía en el diseño de vestuario, marionetas y transiciones escénicas que siguen causando asombro.

21/09/2021 13:55 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

El Prado presenta 'El Hijo pródigo de Murillo'

20210921135409-jlrmdznvvrem3bdhtmpa3pnyoe.jpg

Contar una historia en forma de serie no es un invento tan reciente como muchos podrían creer. Más allá de las plataformas audiovisuales o de los cómics, hay que remontarse mucho en el tiempo para conocer los primeros lanzamientos por capítulos de grandes narraciones: durante el barroco, en la Sevilla del siglo XVII, entre Murillo y sus coetáneos surgen las primeras obras concebidas en varias entregas. Una de ellas, puede que la más célebre, cuenta en seis pinturas la parábola evangélica del hijo pródigo (hacia 1660), en la que un joven exige la parte legítima de su herencia, la malgasta lejos de casa, se queda sin nada y regresa arrepentido para pedir perdón. Propiedad de la National Gallery de Dublín, la serie es la pieza principal de la exposición El hijo pródigo de Murillo y otras formas de narrar en el barroco andaluz que desde hoy lunes y hasta el 23 de enero se puede contemplar en el edificio Jerónimos del Museo del Prado.

 

El trabajo de Murillo se confronta con otras dos importantes series montadas con obras propiedad del Prado. En una, Antonio del Castillo cuenta también en seis lienzos la la historia de José y, en la otra, Valdés Leal recrea la vida de San Ambrosio, aunque de esta serie solo se han conservado cuatro pinturas. En total, hay medio centenar de obras entre las que se incluyen cuatro versiones de pequeño formato de otras tantas pinturas del hijo pródigo propiedad del Prado. Son “recuerdos” que Murillo y algunos otros artistas como El Greco gustaban de guardar para sus colecciones personales.

'El hijo pródigo expulsado por las cortesanas', Bartolomé Esteban Murillo.1660-65 Dublín, National Gallery of Ireland.

Javier Portús, jefe de Conservación de Pintura Española hasta 1800 del museo, ha comisariado esta muestra que se se presenta como el resultado de una investigación de una forma de narrar historias más allá de la mera exposición de cuadros. “A partir de estas tres series”, explica, “vemos una nueva manera de relacionarse con una pintura que se produce en Andalucía. Son obras de formato medio realizadas por encargo de particulares para decorar sus residencias. Murillo tuvo una capacidad insuperable para narrar las emociones y puso el dominio de su técnica descriptiva al servicio de los afectos que sintiesen los personajes”.

'San Ambrosio niega a Teodosio la entrada al templo'. Juan de Valdés Leal, 1673. Museo del Prado.Alberto Otero Herranz

¿Para quién pintó Bartolomé Esteban Murillo la serie del hijo pródigo? “No se sabe con certeza”, reconoce Portús, “aunque se cree que el encargo vino de un particular y lo milagroso es que haya sobrevivido completo”. Se sabe que en 1800 las pinturas figuraban en el inventario de la colección del marqués de Narros, luego en la de José de Madrazo y después en la del marqués de Salamanca. No hay detalles de cómo llega la serie a Irlanda aunque consta que sufrió un incendio, dos robos y un ataque del IRA. Los múltiples daños fueron subsanados en una meticulosa restauración en el museo irlandés. La serie firmada por el pintor cordobés Antonio del Castillo (1616-1668) cuenta la vida de José, relatada en el Génesis, y es un claro ejemplo para Portús de cómo estos artistas impregnaban de tensión y aventura sus narraciones por más que se tratara de la vida del padre de Jesucristo. Para contar la traición de los hermanos, el comisario llama la atención sobre el papel dramático que los paisajes juegan en cada una de las pinturas.

'Rebeca y Eliezer', Bartolomé Esteban Murillo. 1660 Madrid, Museo Nacional del Prado.Otero Herranz; Alberto

De Juan de Valdés Leal (Sevilla, 1622-1690) se exhiben las cuatro obras que han sobrevivido de la vida de san Ambrosio, prócer en la historia temprana de la Iglesia cristiana y famoso como prolífico escritor de sermones. El pagador de la obra fue el arzobispo de la ciudad, Ambrosio Ignacio Spínola y Guzmán, que la instaló en su oratorio privado del palacio arzobispal. Se sabe que pidió al artista que reprodujera su rostro en la figura del santo dando así un carácter biográfico y muy personal a la serie.

Al final del recorrido, dos espacios tan populares como un pozo o un banquete agrupan cuadros que en el pasado formaron parte de series hoy dispersas o desaparecidas. Firmadas por Alonso Cano, Murillo, Antonio del Castillo, Valdés Leal y Juan de Sevilla, las obras invitan a comparar las técnicas narrativas y los estilos pictóricos de estos autores. “Esta es una exposición”, recomienda Portús, “que no debe ser recorrida con ansiedad. Solo se disfrutará con una contemplación reposada en la que el descubrimiento de los detalles nos llevarán a un mundo de sentimientos”.

21/09/2021 13:54 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

La Feria del Libro vuelve el día 10 con 320 casetas y un aforo de 3.900 personas

20210901072048-cartel-80-edicion-feria-libro-madrid-2021.jpg

Tener que suspender una cita con la capital cuya historia se remonta al año 1933 fue «un desgarro». Esa es la palabra que escoge Manuel Gil, director de la Feria del Libro de Madrid, a la hora catalogar la de 2020, que no pudo ser. Al mismo tiempo, habla de «defender la alegría» al referirse a la octogésima edición o, lo que es lo mismo, a la que la Comisión Organizadora integrada por editoriales, distribuidoras y librerías ha bautizado como «la edición del reencuentro». Que, tras una larga espera, la Feria del Libro de Madrid vuelve al Retiro.

Menos recorrido, mismas casetas

Este año, los visitantes de la Feria del Libro de Madrid tendrán que conformarse con los 440 metros del paseo de Coches al suprimirse el tramo del habitual recorrido que va desde la Puerta de Madrid hasta el paseo de Venezuela del parque. «Dado que por motivos sociosanitarios sabíamos que tendríamos que evitar las aglomeraciones, necesitábamos un recinto susceptible de ser acotado y vallado, lo que resultaba imposible en los 700 metros anulados por tener muchísimas entradas y salidas a derecha e izquierda, es decir, hubiera sido inviable técnicamente y económicamente costosísimos», explica Manuel Gil. No obstante, apunta, esto no repercutirá demasiado en el número de casetas participantes, que se cifran este 2021 en 320 frente a las 361 del año pasado, y sigue aclarando: «Las que faltan son aquellas librerías cuyo modelo de negocio se basa en la venta de libros de texto y que, siendo septiembre, no nos han querido acompañar».

Menos aforo, más seguridad

Como se viene comunicando desde febrero, el aforo del recinto de la feria estará limitado al 75%, esto es, un máximo de 3.900 personas a la vez. Y aunque no hay duda de que esto será un inconveniente para un encuentro cultural y literario capaz de atraer a más de dos millones de lectores y lectoras, el director de la Feria del Libro de Madrid se mantiene positivo: «Este será un aforo dinámico, con lo cual, si hay una renovación del público cada hora, que es el tiempo medio de visita que calculamos, podremos contabilizar entre 35.000 y 40.000 asistentes diarios, y eso multiplicado por los 17 días que dura la feria da muy buena cifra».

En cuanto a cómo se llevará a cabo el control de aforo, se establecerán dos accesos al recinto vallado, uno al principio y otro al final del paseo de Coches, y en ambos habrá personal de seguridad. No habrá que hacer ninguna reserva previa para acudir a la feria, pero, a través de su página web y de sus redes sociales, la Comisión Organizadora informará casi a tiempo real de la concurrencia.

Menos colas, más compras

Para Manuel Gil, no hay mal que por bien no venga: «Si otras años cuando se juntan 30.000 visitantes en el recinto se forman colas de 300 personas, quiere decir que estas representan apenas un 1% del total, o sea, que si ahora bajamos ese número a 3.900, como mucho, se formarán esperas de 40 aficionados». Esto significa que quienes asistan a la Feria del Libro 2021 podrán comprar más cómodamente: «Por los mensajes que nos mandan los lectores, tenemos la sensación de que la pérdida de aforo se compensará económicamente con las compras de esos que han ido acumulando títulos y que acudirán a la feria con listas de deseos», presagia el director recordando que, hasta aquí, tan solo entre el 20 y el 25% de los visitantes de la feria adquieren un ejemplar.

Y lo mismo ocurrirá con las firmas de libros, porque las habrá, de hecho, ya hay más de 1.000 confirmaciones: «La gente va a poder dialogar como siempre con los autores y autoras, incluso, va a poder hacerse una foto con ellos, eso sí, sin pegarse demasiado», afirma orgulloso Gil.

Por último, hay que sumar a estos cambios las medidas de higiene ya más que habituales, como explica el organizador: «Aunque la feria se celebre al aire libre, pedimos que se acuda con mascarilla por si no se pudiera garantizar la distancia de seguridad en algún momento, pero, en principio, no es una imposición, como tampoco lo es la recomendación de pagar con tarjeta de crédito».

¿Que si alguien se quedará sin vivir este reencuentro con las letras? «Pues podría ser», lamenta Manuel Gil, «pero ya será mejor que la de 2020».

01/09/2021 07:20 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris