Facebook Twitter Google +1     Admin

Canarios

20/11/2022 18:54 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

La Nave 16 de Matadero Madrid inaugura una gran exposición inmersiva sobre el mítico faraón

A finales de 1922, el arqueólogo Howard Carter estaba desesperado. Había pasado años buscando sin éxito la tumba de Tutankamon en el Valle de los Reyes, en una excavación financiada por Lord Carnarvon a la que se le acababa el tiempo. El conde inglés se había hartado de esperar y le acababa de comunicar que le cortaba el grifo, pero entonces, Carter le convenció para darle una última oportunidad y el 22 de noviembre, encontró un escalón de piedra distinto, que parecía conducir a una tumba real desconocida.

Así es como se halló el lugar de descanso de uno de los faraones más famosos de la historia de Egipto, una aventura que ahora se podrá emular a lo Indiana Jones gracias a una exposición inmersiva que se inaugurará el 4 de noviembre, con motivo del centenario del descubrimiento, en la Nave 16 de Matadero Madrid, el centro de creación contemporánea del Área de Cultura, Deportes y Turismo del Ayuntamiento de Madrid.

Allí es donde está ubicado MAD (Madrid Artes Digitales), el único centro permanente en la capital dedicado a las muestras inmersivas, que ahora se convertirá en yacimiento arqueológico para acoger ’Tutankamon, la exposición inmersiva’, donde podremos descubrir en primera persona cómo vivió una de las figuras icónicas de la historia, visitando su tumba, templos, tesoros y secretos, a partir de las pinturas que aparecen en la cámara funeraria de su tumba en el Valle de los Reyes de Luxor.

A lo largo y ancho de sus más de mil metros cuadrados, la exposición transporta «al tiempo primigenio en el que surgen los dioses del Egipto de las pirámides, y de la mano del Faraón Niño, conduce por la historia de una civilización mágica de la que hemos heredado infinidad de elementos culturales y que nos sigue cautivando por los enigmas que cubren las arenas de sus desiertos y se diluyen en las aguas de su poderoso río Nilo», explican desde Sila Sveta, el estudio artístico multimedia y de producción encargado de organizar la muestra.

Una sala de actividades interactivas permitirá al espectador conocer la magia de la escritura jeroglífica, de cuyo desciframiento celebramos este año el segundo centenario, y gracias a la tecnología punta de la segunda sala de realidad virtual más grande de Europa, se podrá visitar la tumba a tamaño real e interactuar con objetos históricos y reproducciones de piezas únicas seleccionadas entre los más de 5.500 objetos (muchos de ellos de oro) que halló Carter hace cien años.

«El visitante podrá descubrir cómo el viento, el agua, las fuerzas de la naturaleza dan forma a mitos increíbles y al nacimiento de los propios faraones, quienes, como nuestro protagonista Tutankamon, son creados por los dioses», describe Sila Sveta. «Descubriremos los secretos del Nilo en un vuelo que nos dejará sin habla, tocando casi con la yema de los dedos los ricos marjales del río y el árido desierto sobre el que hace miles de años se levantaron fastuosos templos. El paso del tiempo ha hecho que estas majestuosas construcciones llegaran hasta nuestros días apagadas y carentes del color que cubría sus columnas y relieves. Pero aquí podremos verlos en su estado original, tal y como eran hace más de 3.500 años».

La exposición inmersiva podrá verse los lunes de 17 a 20.30h y de martes a domingos de 10 a 20.30h. Los pases son cada 30 minutos y la visita tendrá una duración aproximada de 90 minutos. Las entradas individuales cuestan 16,40 euros, las de mayores de 65 años 14,40 euros, las de niño de 3 a 12 años 11,40 euros, y hay descuentos para grupos de tres, cuatro o más de diez personas.

 

03/11/2022 19:55 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

La ayuda decisiva de España a EEUU para independizarse

Combate del cabo Santa María entre las escuadras del almirante Rodney y la del general Lángara en 1780. Museo Naval

La contribución militar, diplomática y económica de España (y Francia) en favor de las Trece Colonias durante la Guerra de Independencia de Estados Unidos es un tema abordado ampliamente en los últimos años por la historiografía, ya sea a través de estudios genéricos, como el brillante Hermanos de armas (Desperta Ferro), de Larrie D. Ferreiro; o de biografías de personajes clave, como el Bernardo de Gálvez (Alianza) de Gonzalo M. Quintero Saravia.

El Museo Naval examina ahora esta historia, todavía "desconocida en un ámbito general", con una exposición temporal cuyo objetivo es difundir el decisivo papel que la Monarquía de Carlos III, y en particular la Armada, brindó a las tropas de George Washington para alcanzar la independencia. "Queremos recuperar y dar a conocer la presencia española en territorio estadounidense durante más de doscientos años de historia y honrar la memoria de los personajes que hicieron posible la última victoria sobre Reino Unido", señala el vicealmirante Marcial Gamboa, director de la institución.

La muestra, que se abrirá este 12 de octubre coincidiendo con el Día de la Hispanidad y se podrá ver hasta el 8 de febrero de 2023, reúne 104 piezas —cuadros, mapas, maquetas de navíos, documentos, armas, uniformes o una bandera de un batallón de infantería inglés capturada en septiembre de 1779 por los hombres de Bernardo de Gálvez— y se divide en cuatro espacios temáticos: un acercamiento a la primera presencia española en Norteamérica desde el siglo XVI, el contexto del reinado de Carlos III y la situación de la Armada, los principales combates de la contienda librados en Gibraltar, Menorca, el Canal de la Mancha y el golfo de México, y sus resultados tras la firma de los tratados de paz.

Berta Gasca, comisaria junto a Inés Abril del montaje, titulado Del Caribe al Canal de la Mancha, también asegura que hay cierto desconocimiento a ambas orillas del Atlántico sobre la intervención de España que salvó la independencia de las Trece Colonias. "No obstante, hay mucha gente en EEUU que está haciendo una labor de memoria y divulgación de esta presencia. En la última cumbre de la OTAN el propio Joe Biden la mencionó", cuenta.

"En los niveles sociales donde conocen la historia y la profundizan son conscientes de este legado", añade Marcial Gamboa, director del Museo Naval, que reabrió sus puertas al público a finales de 2020 tras dos años de renovación y con un discurso museográfico "libre de complejos", para que el visitante se sienta "orgulloso" de los hitos de la Armada. "Muchas veces hemos dejado que escriban la historia por nosotros y así nos ha ido", asegura el vicealmirante.

[La olvidada epopeya del español que conquistó el 'Far West' americano]

Tecnología bélica

El discurso expositivo de la muestra, cuyo montaje simula "un espacio abierto en pleno mar de batalla", con vitrinas que se asemejan a las quillas de las embarcaciones e imágenes y cuadros impresos en grandes lonas que hacen de velas, se resume en una frase de George Washington impresa sobre una pared: "La verdad de la posición depende exclusivamente de los acontecimientos navales. Si Francia y España se unieran, y obtuvieran una superioridad decisiva por mar...". Luis XVI declaró la guerra a Gran Bretaña en 1778 y Carlos III un año más tarde. Pero la ayuda logística y económica, que venía de antes, fue tanto o incluso más importante: ambos países, por ejemplo, proporcionaron el 90% de las armas utilizadas por los rebeldes".

Mapa de la toma de Pensacola, que supuso la rendición de Florida Occidental a Carlo sIII. Museo Naval

Un perfil comercial que se destaca en la exposición a través de su uniforme original y cartas manuscritas es el del bilbaíno Diego María de Gardoqui, figura clave en el entramado creado en España para el envío de pertrechos bélicos, materiales y medicinas a los aliados estadounidenses. Su labor diplomática, además, resultó esencial para las relaciones con los representantes del Congreso y para la red de espionaje que se organizaba desde Nueva Orleans. Al término de la contienda se convertiría en el primer embajador español en EEUU. 

Otros personajes que se ha querido destacar en la muestra son los militares Luis de Córdova, capitán general de la Real Armada —el estudio en el Instituto del Patrimonio Histórico Español del retrato que se expone ha desvelado que fue pintado en vida del marino, que tenía 72 años cuando fue nombrado comandante de la escuadra de Cádiz, y actualizado a medida que el retratado ascendía en el escalafón—, o José Solano, jefe de escuadra en la primera campaña del Canal y del Ejército que auxilió a Bernardo de Gálvez en la toma de Pensacola.

Retrato de George Washington hecho por Joseph Perovani y prestado por la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Museo Naval

También son valiosas e interesantes las piezas cartográficas, como un mapa de Luisiana del siglo XVIII u otro de la ciudad de Florida realizado como parte del informe tras su conquista, y las maquetas y armas que narran la tecnología de la guerra naval de esa época. Los ingleses, por un lado, introdujeron las carronadas, cañones más cortos y ligeros que requerían menos servidores, de manejo más sencillo y rápido, lo que aumentaba su cadencia de tiro. En el bando español sobresalieron las bombarderas, embarcaciones menores cargadas de artillería y destinadas al bombardeo de objetivos cercanos, como fortificaciones costeras. Se muestra uno recuperado en la bahía de Gibraltar y que seguramente se perdió durante uno de los asedios a la plaza.

Al término de la guerra —la Paz de París se firmó el 3 de septiembre de 1783—, España había recuperado Menorca —se muestra un abanico conmemorativo con una imagen del general británico James Murray entregando las llaves del fuerte de San Felipe al duque de Crillón en febrero de 1782— y Florida y restringido el acceso de Inglaterra a la costa de Honduras, Nicaragua y Campeche.

"España recuperó casi todo menos Gibraltar tras casi un siglo de lucha contra Gran Bretaña", destaca el vicealmirante Marcial Gamboa. "España en ese momento ocupaba tres cuartas partes del territorio estadounidense: tenía los caminos reales hechos, las ciudades, el conocimiento cartográfico de la zona y su presencia había sido asimilada por la población indígena", cierra Berta Gasca. "Para EEUU, el papel que jugó la Monarquía Hispánica fue importantísimo".

El Museo Naval reivindica en una exposición la "desconocida" herencia española en las raíces de Estados Unidos


El Museo Naval reivindica la "desconocida" herencia española en las raíces de Estados Unidos en una exposición que reúne 104 piezas con las que se teje un recorrido por el "papel decisivo" que tuvo España y su Armada en cada uno de los capítulos de la independencia americana. Con el título de 'Del Caribe al Canal de la Mancha. La Armada española en la independencia americana', la muestra podrá visitarse desde este miércoles, 12 de octubre, Día de la Hispanidad, lo que hace aún " ...

Leer más: https://www.europapress.es/cultura/exposiciones-00131/noticia-museo-naval-reivindica-exposicion-desconocida-herencia-espanola-raices-estados-unidos-20221011142316.html

(c) 2022 Europa Press. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de este contenido sin su previo y expreso consentimiento.


El Museo Naval reivindica en una exposición la "desconocida" herencia española en las raíces de Estados Unidos


El Museo Naval reivindica la "desconocida" herencia española en las raíces de Estados Unidos en una exposición que reúne 104 piezas con las que se teje un recorrido por el "papel decisivo" que tuvo España y su Armada en cada uno de los capítulos de la independencia americana. Con el título de 'Del Caribe al Canal de la Mancha. La Armada española en la independencia americana', la muestra podrá visitarse desde este miércoles, 12 de octubre, Día de la Hispanidad, lo que hace aún "m ...

Leer más: https://www.europapress.es/cultura/exposiciones-00131/noticia-museo-naval-reivindica-exposicion-desconocida-herencia-espanola-raices-estados-unidos-20221011142316.html

(c) 2022 Europa Press. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de este contenido sin su previo y expreso consentimiento.


03/11/2022 19:53 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

El Museo del Prado presenta la exposición Otro Renacimiento

20221025194614-634dc5d0b6bcb.jpeg

El Museo del Prado ha saldado una cuenta con una generación de creadores. «Otro Renacimiento», una muestra integrada por una suma total de 75 obras (44 pinturas, 25 esculturas, 5 libros y 1 retablo), narra uno de los viajes artísticos más relevantes y fructíferos del pasado para nuestro país. El punto de partida es la incorporación del Reino de Nápoles a la corona española en el primer tercio del siglo XVI, entre 1503, cuando las fuerzas de Gonzalo Fernández de Córdoba derrotan al ejército francés y toma esta población en nombre de los Reyes Católicos incorporándose a sus territorios, y 1530. El recorrido da cuenta del ambiente cultural que se desarrolló durante esas fechas en la ciudad italiana, con una población cinco veces superior a la que en ese momento acogían centros como Roma o Florencia y que a lo largo de esta época concentró en sus barrios una amplia y heterogénea ciudadanía de pintores, escultores y arquitectos procedentes de naciones distintas y que portaban consigo una generosa paleta de técnicas, influencias y maneras de corrientes diversas.

Un clima internacional, favorecido por la naturaleza portuaria de la urbe, que permitió la expansión de las incipientes ideas que habían nacido a finales del Quattrocentro y los inicios del Cinquecento. «Este lugar se convierte en una especie de “meeting point”, donde no solo hay españoles, sino también franceses, italianos, flamencos. Allí se expanden las corrientes italianas vigentes en ese instante», comenta Miguel Falomir, director de la pinacoteca.

La exposición, patrocinada por Fundación BBVA y comisariada por Andrea Zezza, profesor asociado de la Universià degli Studi della Campania, y Riccardo Naldi, de la Università degli Studi Napoli, es una aproximación iné-dita a los trabajos de una serie de artistas que viajaron a Italia para formarse y que a su regreso a España trajeron consigo las sobresalientes innovaciones pictóricas que habían introducido algunos de los grandes genios del periodo como Miguel Ángel, Rafael y Leonardo da Vinci, que, aunque jamás residieron ni visitaron esta capital del sur de Italia, la égida de su talento y la sombra intratable de sus aportaciones y novedades se expandieron con extremada rapidez a través de la corte de sus discípulos y de las docenas de seguidores que los rodeaban y que emulaban su estilo.

Tendencias y talleres

Durante el siglo XIV, muchos artistas venían directamente a España para encontrar trabajo, pero, a partir de esta fecha, perdimos esa preeminencia y la formación en Italia se convierte en algo imprescindible para los creadores debido a los adelantos que se estaban dando allí y al fecundo aire constructivo y rupturista que predominaba en las ciudades y el espacio cortesano que rodeó a los mecenas. «Allí acudieron muchos españoles para formarse –prosigue Falomir– y, después, al regresar, es cuando se ponen al servicio de la Corona Real. Al pasar por estos talleres dirigidos por artistas de prestigio provoca que cuando vuelvan lo hagan ya precedidos de cierta fama. Estos artistas son las “águilas” del Renacimiento español, como los denominó ya en esos años Francisco de Holanda en un libro. La mayoría de ellos dejaron unas obras maravillosas».

Lo interesante de estas figuras es cómo decodifican el nuevo arte. Ellos no adoptan solo las normas que gobiernan el gusto y que sobrellevan consigo las tendencias que se abren paso. Las adaptan a su pincel o cincel y también toman el camino que mejor se ajusta al aliento de sus sensibilidades. «Es otro Renacimiento. Muy diferente al que conocemos. Confluyen distintas tendencias, es menos codificado, más libre, algo que se puede apreciar en Giovanni da Nola, un italiano, conocido como el ‘’Miguel Ángel de Nápoles’’ y del que hemos traído una “Virgen de la Anunciación”», explica Falomir.


Con ellos, el Renacimiento se convierte en algo distinto

Los artistas españoles, además de asimilar estas innovaciones y las maneras modernas de afrontar el arte, debían después amoldarlas a la tradición española. De hecho, en España tuvieron que enfrentarse a duras resistencias debido a la arraigada presencia que tenían los gremios de artistas en nuestro país, que eran más bien rigoristas, llevaban mal las desviaciones no aprobadas por ellos y se mostraban severos con quienes dejaban que el vuelo de su imaginación abarcara más de una disciplina. Estos creadores habían asumido el espíritu vigente en ese momento en Italia, donde un solo hombre abarcaba una multitud de mentalidades y podía ser al mismo tiempo escultor, pintor y arquitecto, como lo fue Miguel Ángel en Roma, pero esa actitud no era precisamente «Trending Topic» en España. «En ellos, el Renacimiento se convierte en algo distinto. Como este es menos puritano, menos clásico, menos dependiente de la antigüedad y se presta menos a lo normativo, resulta más exportable lo que hacen», aclara el director del Prado.

Entre estas «águilas» se cuentan artistas fácilmente reconocibles para muchos, como Bartolomé Ordóñez, que trabajó el mármol y la madera, y falleció de manera prematura en 1520, que desarrolló su trabajo en Barcelona y fue un escultor de relieve, intachable, y del que se puede apreciar su original talento en su «Llanto sobre cristo muerto» o «San Mateo y el ángel». A su lado destaca la siempre impresionante presencia de Diego de Siloé, como queda de relieve en tallas policromadas del rango de «Cristo flagelado», «San Juan Bautista» o «San Miguel Arcángel».Un visitante contempla el «Retablo de la Visitación» de Pedro Fernández

Un visitante contempla el «Retablo de la Visitación» de Pedro Fernández FOTO: Rodrigo Jiménez EFE

Rafael y Leonardo

En esta línea aflora el nombre de otro imprescindible, Alonso Berruguete, que también pinta y esculpe, y del que aquí se exhiben claras pruebas de su temperamento, como los óleos «Alegoría de la Templanza» y «Salomé», y la madera de un San Sebastián. «Hasta ahora no se les había concedido la importancia que merecían ni aquí ni en Italia», aclara Falomir.

A lo largo de la exposición quedan en evidencia las influencias de cada uno. Es indiscutible cómo Pedro Fernández, uno de estos talentos, adapta ciertas lecciones leonardescas en «Descanso en la huida a Egipto», de manera especial, en su composición del fondo de esta tabla, con ese característico paisaje que Da Vinci supo introducir en sus óleos. Pero este mismo artista recogería a su vez otras fuentes pictóricas y, por ejemplo, en «La sagrada familia» encuadra la escena con una arquitectura, una ruina de aires romanos con la que abre el perímetro de sus gustos. Pero si existe un artista italiano que se ha colado en el imaginario de estos creadores ha sido Rafael.

En la exposición hay un cuadro de él. Una de las tres piezas procedentes de los fondos del Museo del Prado (muchas provienen de Italia y de colecciones particulares). Es «La Sagrada Familia con Rafael, Tobías y San jerónimo (La Virgen del pez)». A partir de esta obra se puede intuir la huella del artista en los pintores españoles. Queda patente en la obra de Pedro Machuca, alma también de muchas ambiciones y bifurcaciones, que explora la arquitectura y la pintura. Su «Descendimiento de la cruz» incorpora «rafaelismos», como grupos de individuos independientes que interactúan entre sí. Lo que él hace es acentuar el dramatismo del maestro italiano saturando la tragedia de la escena que representa. Algo que tampoco es de extrañar y que funciona casi como una metáfora de cómo, al final, el carácter, la cultura o la tradición natal acaba imponiéndose de alguna manera sobre lo aprendido en escuelas o talleres.

25/10/2022 19:45 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

‘Bienvenidos a palacio’

Descubrir los atractivos de una ciudad está muy bien; ‘colarse’ en palacios que habitualmente están cerrados al público, con usos que van desde residencias de embajadores a sedes de ministerios, es mucho mejor. Una nueva edición del programa ‘Bienvenidos a palacio’ de la Comunidad de Madrid permite ahora adentrarse en los secretos de hasta 28 de estos inmuebles repartidos por toda la región.

Será por tiempo limitado: solo hasta el 30 de noviembre, cuando se pueda conseguir, de forma totalmente gratuita, una entrada para alguno de estos magníficos edificios, entre los que se cuentan el Palacete del Marqués de Rafal, actual residencia del embajador de Bélgica, el Palacio de Liria, sede de la Fundación Casa de Alba, o el de Buenavista, hoy Cuartel General del Ejército de Tierra.

En total se ofertarán 10.500 pases en el conjunto de recintos participantes, algunos de ellos novedosos en este programa de visitas, como el Palacete de Joaquín de la Torre (sede de la Embajada de Suecia); el Palacio del duque de Abrantes (sede del Instituto Italiano de Cultura); el del conde de Santa Coloma (Cancillería consular de la Embajada de Italia) o la Casa Grande de Torrejón de Ardoz.

Palacio de Buenavista (Ejército de Tierra). Foto: Comunidad de Madrid.

La vida en palacio

Más de 67.000 personas han participado en las ocho ediciones anteriores de estas visitas y basta echar un vistazo al calendario, en la web de la Dirección General de Patrimonio Cultural de Madrid para ver que ya hay fechas completas.

Y es que, además del interés de recorrer estos espacios singulares, en los que se sucedieron desde veladas musicales hasta tertulias literarias, pasando por encendidos debates políticos en los que -quizás- se decidió alguno de los episodios de la historia de España, tendremos la oportunidad de ahondar, de la mano de especialistas en patrimonio cultural, en la evolución arquitectónica de los inmuebles, el patrimonio que albergan, así como los diversos usos de estos edificios a lo largo de la historia.

Los edificios se han seleccionado, explican los responsables del programa, “por conservar, en gran medida, sus características compositivas originales, tanto a nivel arquitectónico como ornamental”.

Historia e historias palaciegas

A través de los inmuebles seleccionados en esta novena edición de ¡Bienvenidos a palacio! Se puede retroceder en la historia de Madrid desde el siglo XVI y el establecimiento de la corte en Madrid, cuando la ciudad se convierte en un polo de atracción para cortesanos y familias nobiliarias, hasta el siglo XIX y el florecimiento de auténticos barrios aristocráticos, en los que la alta burguesía, enriquecida con el ferrocarril, la banca o el comercio, da lugar a nuevos modelos de vida en los que la casa-palacio juega un papel fundamental como signo externo de un estatus social.

Casa-Palacio de Manuel González-Longoria, hoy Colegio Notarial de Madrid.

Entre los palacios que se pueden visitar se encuentran actuales embajadas, como el palacio del marqués de Amboage (Italia); el de los marqueses de Argüeso (República Argentina), el Palacete de los duques de Híjar (Portugal) o el de Joaquín de la Torre (Suecia).

También se podrá curiosear el palacio del marqués de Rafal (residencia del embajador de Bélgica), el palacio de la condesa de Adanero (Archivo Central del Ministerio de Política territorial y Función Pública), el de Buenavista (Cuartel General del Ejército de Tierra) o el Palacete de Basilio Avial (sede de la presidencia de la ONCE).

El Castillo-palacio de Aldovea, el palacio duque de Fernán Nuñez (Fundación de los Ferrocarriles Españoles), el de los marqueses de Fontalba (Fiscalía General del Estado), el de Godoy (Centro de Estudios Políticos y Constitucionales) o el Palacio de la infanta Isabel de Borbón (Cuartel General del Mando Aéreo de Centro y Jefatura de la Primera Región Aérea del Ejercito del Aire);

Otros de los vistosos palacios que también se pueden visitar acogen hoy flamantes museos, como el Parque Florido (Museo Lázaro Galdiano) y el Palacete de Joaquín Sorolla (Museo Sorolla), o bien sedes de ministerios, como el palacio de la duquesa de Parcent (Ministerio de Justicia), el de Viana (Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación) y el de Zurbano (Ministerio de Fomento).

Palacio de Fernán Núñez, sede de la Fundación de Ferrocarriles de España.

También abren sus puertas el palacio de Javier González-Longoria (sede de la Sociedad General de Autores y Editores), el del Infante Luis de Borbón, el palacio de Liria (Fundación Casa de Alba), de los marqueses de Santa Cruz (Fundación Álvaro de Bazán), el del marqués de Villafranca (Real Academia de Ingeniería), la Casa-Palacio de Manuel González-Longoria (Colegio Notarial de Madrid), y la de Pedro de Luján (Real Academia de Ciencias Morales y Políticas).


24/09/2022 18:19 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Exposición en CaixaForum: Cómo descubrir el estilo de vida del antiguo Egipto a través de sus momias

20220715171851-caisaforum3-1403031677.923.jpg

 

Conocer cómo vivían un funcionario o un sacerdote de alto o de bajo rango, una mujer casada en Tebas, un niño pequeño de Hawara o un joven del Egipto grecorromano. En una nueva colaboración con el Museo Británico, CaixaForum Madrid acoge desde este jueves hasta el 26 de octubre la exposición Momias de Egipto: redescubriendo seis vidas, la historia de seis momias egipcias que ofrecen una visión de cómo vivía y moría la gente a lo largo del valle del Nilo entre el 800 a.C. y el 100 d.C.

Gracias a técnicas de tomografía computarizada e imagen tridimensional, los científicos han conseguido revelar datos sobre el perfil personal de estos individuos que informan de su edad, creencias, enfermedades, alimentación o cuidados corporales. Los últimos avances en estas disciplinas han permitido desenvolver de manera virtual los restos momificados sin dañar a las momias. Durante la presentación de la muestra, que tuvo lugar este jueves en CaixaForum Madrid, el director del Museo Británico, Hartwig Fischer, puso en valor la labor investigadora de su institución y la importancia de este tipo de trabajos: "Somos un depósito del conocimiento futuro al explorar el pasado".

Por su parte, el comisario de la exhibición, Daniel Antoine, explicó que los estudios descubrieron que en la antigüedad los egipcios padecían dolencias como el cáncer o enfermedades coronarias: "Queremos provocar una respuesta emocional que permita recordar que estas personas tenían los mismos problemas que tenemos hoy". Asimismo, la comisaria Marie Vandeneusch puso de relieve las dificultades que ha entrañado este proyecto: "Es un viaje muy largo el que nos ha traído hasta aquí, ha durado varios años". El recorrido se estructura en ocho ámbitos: uno introductorio, uno de conclusión y seis centrales, que se corresponden con cada una de las momias y ofrecen contenidos temáticos sobre la visión de la vida.

Junto con los sarcófagos se exhiben más de 260 objetos tales como máscaras, vasos, esculturas, joyas y enseres de uso cosmético, encontrados en tumbas y yacimientos que pertenecen a la colección del museo londinense y que ayudan a comprender mejor la vida cotidiana y las creencias de los antiguos egipcios. En el antiguo Egipto se creía que era necesaria la presentación del cuerpo para que la persona difunta siguiera viviendo en el más allá. Mediante la momificación, cada individuo seguiría el camino de Osiris, dios de la otra vida y primero en ser momificado.

Se cree que las primeras momias de Egipto fueron de personas que vivieron alrededor del año 4.000 a.C. Sus cuerpos fueron enterrados en la arena seca y caliente, y parece que se secaron y momificaron de forma natural. Algunos egiptólogos piensan que, durante este primer periodo, algunas de estas momias fueron desenterradas de manera fortuita y que el descubrimiento reforzó la convicción de los egipcios sobre la necesidad de preservar el cuerpo tras la muerte.

En torno a la exposición tendrán lugar diferentes actividades como conferencias de expertos en las momias de Egipto, un ciclo de cine, uno de ciencia y charlas especializadas con una entomóloga forense, un paleopatólogo, una radióloga, un biólogo y una antropóloga.

También se llevarán a cabo visitas comentadas, en familia y escolares en esta ambiciosa exposición inaugurada este jueves.

15/07/2022 17:19 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Sorolla, de la luz del Mediterráneo a la elegante y triste oscuridad

20220714175519-94d1b2-cbb2fa241167417cab39ef43a5c26279-mv2.jpg

El Museo Sorolla inaugura  ’Sorolla en negro’, una exposición que se adentra en la parte más desconocida del pintor valenciano

Pensar en Joaquín Sorolla es pensar en la luz intensa del Mediterráneo, en escenas en la playa llenas de alegría y en trazos de infinitos matices de blanco y color. Pero la extensa obra del pintor valenciano no acaba ahí. Adentrarse en la nueva exposición que el Museo Sorolla inaugura este martes es colarse en un lugar desconocido, donde lo contrario de lo que se espera ver asalta de inicio a fin. En Sorolla en negro (hasta el 27 de noviembre) la oscuridad se torna protagonista y la luz apenas se deja ver.

Comisariada por Carlos Reyero Hermosilla con la colaboración de Blanca Pons-Sorolla, la muestra reúne una selección de 62 obras del pintor -pinturas, dibujo, gouache, fotografías, álbum y libro-, procedentes tanto de la colección del propio museo como de préstamos de diversas instituciones y de colecciones particulares -como Museo Nacional del Prado, Museo de Bellas Artes de Bilbao, Museo de Segovia, Museo de Málaga, Banco de España, Fundación Sorigué o Fundación Banco Santander-, con las que el visitante podrá redescubrir esa faceta del pintor, la oscuridad, que, aunque poco conocida, se halla de manera notoria en su paleta.

Algunas de las obras expuestas en el recorrido, especialmente las de coleccionistas particulares, son inéditas para el público, como María pintando (1911) o Retrato de Manuel Bartolomé Cossío (1908). Y también se incluye entre las pinturas más destacadas S.M. La Reina María Cristina. Estudio para "La Regencia", (1903-1905), que se presenta por primera vez tras su reciente restauración.

El recorrido se inicia con los acordes cromáticos de negros y grises en retratos que dotan a la pintura de una personalidad particular y, después, se centra en el significado cultural del color negro, que impregna la época y la obra del pintor naturalista.

También se adentra en un nuevo uso del negro que toma forma en el siglo XIX, como creador de contrastes radicales y potenciador de otros colores, antes de poner punto y final con las monocromías, escenas envueltas en tonos grisáceos o azulados, que lejos de suponer una menor complejidad, implican un singular ejercicio de virtuosismo técnico.

La muestra, según ha explicado el museo, es fruto de una larga investigación que navega no sólo por la pintura del pintor valenciano, sino también por la estética y la cultura de los negros y grises en la pintura de entresiglos.

El uso del negro en Sorolla, ha detallado, arranca de la tradición pictórica española -de su conocimiento de Velázquez, del Greco, de Goya-, y se convierte para el pintor en un elemento de expresividad, para sugerir estados poéticos y anímicos, además de reinterpretarse como un color que traduce la modernidad de su tiempo y su sobria elegancia.

Una exposición, añade, que invita al visitante a preguntarse si asociar a Sorolla con el negro puede ser una paradoja o, si por el contrario, representa otro punto de vista para comprender y apreciar al artista en toda su complejidad.

14/07/2022 17:55 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Tutankamón: revelan detalles desconocidos del asombroso descubrimiento de su tumba hace 100 años

20220707214223-ma-scara-tutankamo-n.jpeg
 El 4 de noviembre de 1922, tras cinco años de infructuosa búsqueda, el arqueólogo británico de formación autodidacta Howard Carter hacía uno de los descubrimientos más asombrosos de la historia: la tumba del faraón Tutankhamón.HARRY BURTON

No fue el faraón más importante ni siquiera el más longevo, más bien al contrario, pero hoy Tutankamón es sin lugar a dudas el más famoso. La explicación está en que cuando se descubrió su tumba en el Valle de los Reyes ésta se encontraba intacta. Este año, en noviembre, se cumplen 100 años de aquel descubrimiento.

Se trató de una de las mayores aventuras arqueológicas de la historia. Su principal protagonista pasa por ser Howard Carter, pero detrás del arqueólogo hubo muchas personas y hoy sabemos que muchos eran trabajadores egipcios bien cualificados. De hecho, el primer paso, el primer escalón, lo dio un aguador egipcio.

En 2016 se lo contaba a la agencia EFE Ahmed Abd el Rasul: "La verdad es que mi abuelo traía agua para la expedición en dos tinajas y a lomos de un burro cuando encontró la entrada. Todo ocurrió cuando excavó en la arena con sus manos para colocar una de las tinajas, ya que la base era redonda. Así fue cómo apareció el escalón de la tumba de Tutankamón que devolvió la esperanza a Carter".

Carter estaba convencido de que existía la tumba de Tutankamón y trabajó durante años hasta encontrarla en 1922

Sea como fuere el relato oficial cuenta que el arqueólogo británico se resistía a creer que en el Valle de los Reyes ya no quedaran grandes tesoros. De hecho estaba convencido de que existía la tumba de Tutankamón. Logró el apoyo financiero de Lord Carnavon y trabajó durante años hasta encontrar la cámara funeraria del joven faraón, cosa que logró en noviembre de 1922.

Entre las piezas destaca la icónica máscara de malogrado Tutankhamón, quien subiría al trono siendo apenas un niño y moriría con tan solo 19 años sin dejar descendencia. La icónica máscara de malogrado Tutankhamón.CORTESÍA ESPACIO 5.1 IFEMA

Cuando abrió la pared de la cámara funeraria, en la distancia un miembro del equipo le preguntó si veía algo, a lo que Carter respondió "sí… cosas maravillosas". Fue así el primer hombre en 3.000 años en entrar en la tumba del joven faraón de la XVIII Dinastía, muerto a los 19 años.

Más secretos en el Valle de los Reyes

Tras la muerte de Akenatón, su padre, Tutankamón fue entronizado con apenas nueve años. Gobernó Egipto durante sólo diez años. A su muerte por malaria en 1352 a. C., con sólo 19 años, el clero de Amón, que intentó que fuera el símbolo de la restauración de los antiguos dioses, lo enterró en el Valle de los Reyes.

Una teoría sostiene que el faraón Semenejkara no era un hombre, sino una mujer y que podría sería la reina Nefertiti

La tumba es inusualmente pequeña para un faraón. Junto a ella se encontraron 5.398 artefactos, incluidos un ataúd de oro macizo, la máscara funeraria, tronos, arcos de tiro con arco, trompetas, un cáliz de loto, varios carros desmontados, comida, vino, sandalias y ropa interior de lino. Tantos objetos eran que Carter tardó 10 años en catalogarlo todo.

Ahora que se van a cumplir 100 años del descubrimiento de la tumba de Tuntakamón, sabemos que ésta no era el único secreto que escondía el valle. Este siglo han salido a la luz dos cámaras más. Una de ellas contiene la momia de una mujer (una cantante en el templo de Karnak).

En el Valle de los Reyes, en Egipto, no se pueden hacer fotos para proteger las estructuras de los flashes. A algunos grupos les dan permiso si se comprometen a no usar flash. Y si te pillan, tienes garantizado acabar en un calabozo. Valle de los Reyes, en Egipto.J. Bubenik / WIKIPEDIA

Pero hay más. Los escaneos con rádar de penetración terrestre que se han hecho en los últimos años sugieren que tras las paredes de la tumba de Tutankamón podría haber otras cámaras y que éstas, posiblemente, contengan féretros.

Los más fantasiosos creen que la tumba de Nefertiti (Semenejkara) podría estar en una de las cámaras que quedan por analizarse

Los más optimistas (fantasiosos) quieren pensar que la tumba de Nefertiti puede estar en una de estas nuevas cámaras. Frank Rhüli, de la Universidad de Zúrich, ha estudiado a fondo la momia de Tutankamón. Con ese trabajo, cuenta Scientific American, ha elaborado una lista de las personas que podrían haber sido enterradas cerca del faraón.

Se tratarían de Meritatón, la hermana mayor de Tutankamón, su posible madre Kiya y Semenejkara, tío de Tutankamón y el más breve y enigmático faraón de la dinastía XVIII. Hay una teoría que sostiene que Semenejkara no era un hombre, sino una mujer y que podría sería la reina Nefertiti.

Se llamaba Tutankamón... o no

Y los misterios por resolver no sólo se refieren a otras tumbas del Valle de los Reyes sino al propio joven faraón. T’utankamón no se llamaba Tutankamón. Al menos al nacer.

<p>En octubre del 2014, unos empleados del Museo Egipcio de El Cairo tiraron la pieza mientras la limpiaban y el apéndice se separó del resto de la careta. En lugar de dar aviso, decidieron arreglarla y pegaron la pieza con <a href=resina epoxi, elemento usado en la reparación de coches. Y como colofón, alguien intentó retirar las rebabas del pegamento utilizando papel lija.

 

" src="https://imagenes.20minutos.es/files/article_default_content/uploads/imagenes/2016/10/21/346553.jpg" data-full-src="https://www.20minutos.es/uploads/imagenes/2016/10/21/346553.jpg" width="656" height="428"> Detalle de la máscara de Tutankamón.ARCHIVO

Es lo que asegura la egiptóloga Joyce Tyldesley, que le ha explicado al canal de Historia de la BBC que en realidad su nombre original era Tutankatón. Significa "imagen viva de Atón", lo que refleja el culto de sus padres al dios del sol.

Al nacer, Tutankamón se llamaba en realidad Tutankatón

Pero, pasados unos años y ya como faraón, el niño rey cambió de religión y empezó a adorar al dios Amón, venerado como rey de los dioses. De manera que cambió su nombre por Tutankamón. De "imagen viva de Atón" a "imagen viva de Amón".

Y sin embargo, nadie entre los ciudadanos de Egipto le llamaba ni Tutankatón ni Tutankamón. Tyldesley cuenta que el faraón tenía cinco nombres reales, que adoptaban forma de frases cortas que describían el propósito de su reinado.

Réplica exacta de la tumba de Tutankamón Réplica exacta de la tumba de TutankamónKhaled Elfiqi / Efe

"Oficialmente, era, Nombre de Horus: Imagen de los nacimientos; Nombre de las Dos Damas: Hermoso de las leyes que sofoca las Dos Tierras/que contenta a todos los dioses; Nombre de Horus de Oro: Elevado de apariencias para el dios/su padre Re; Prenomen: Nebkheperure; Nomen: Tutankamón", enumera la egiptóloga.

La daga de hierro de meteorito

El último misterio resuelto es el del puñal de hierro de meteorito con empuñadura de oro hallado en la tumba de Tutankamón. Llegó de fuera de Egipto, probablemente de Anatolia, y habría sido un regalo del rey de Mitanni -en la actual Siria- a Amenhotep III, abuelo del joven faraón.

Según un análisis publicado en la revista Meteoritics and planetary science, la Edad del Hierro comenzó después del 1.200 a.C., pero algunos artefactos prehistóricos con mineral proveniente de meteoritos fueron fabricados antes, en la Edad del Bronce (3.000 al 1.200 a.C.). Sería el caso de esta daga, cuyo origen y método de fabricación siguen sin estar claros.

Un uróboro en la tumba de Tutankamón. Un uróboro en la tumba de Tutankamón.Djehouty/Wikimedia

Carter murió solo como solo había vivido

Aunque el descubrimiento de la tumba de Tuntakamón fue, como casi todo en esta vida, una labor de equipo, Howard Carter ha pasado a la historia como el obstinado arqueólogo que lo logró. Cuentan que tras el hallazgo, anunció que lo siguiente iba a ser encontrar la tumba de Alejandro Magno. Eso no ocurrió.

Es asombroso lo poco que conocemos de su vida privada"

Carter murió en 1939 a los 64 años de un cáncer linfático siendo en realidad un desconocido. "Es asombroso lo poco que conocemos de su vida privada", escribió T. G. H. James, su biógrafo en Howard Carter. The path to Tutankhamun. Murió como vivió, solo. Pocas personas fueron a su entierro. No se le conoció ni pareja ni relación alguna.

En la tumba de Carter se lee una inscripción: "Pueda tu espíritu vivir, durar millones de años, tú que amas Tebas, sentado con la cara al viento del norte, los ojos llenos de felicidad". Está tomada de la copa de alabastro de Tutankamón.

<p>Imagen de la máscara de oro del faraón Tutankamón durante el proceso de restauración iniciado en el Museo Egipcio de El Cairo (Egipto) para solucionar el daño causado recientemente por un arreglo poco profesional para pegar su ’perilla’.</p> La máscara de oro del faraón durante un proceso de restauración.Khaled Elfiqi / EFE
07/07/2022 21:40 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Asesinato de Miguel Ángel Blanco: los días en los que la indignación venció al miedo

Ermua se echa a las calles el 25 de julio de 1997 tras el asesinato de Miguel Ángel Blanco por parte de ETA.

Ermua se echa a las calles el 25 de julio de 1997 tras el asesinato de Miguel Ángel Blanco por parte de ETA.
AFP Contributor via Getty Images

Miguel Angel Blanco fue secuestrado un jueves, 10 de julio de 1997, y asesinado dos días después por un comando de ETA. Fueron días de rabia y dolor en los que se produjo una movilización contra el terrorismo nunca vista hasta entonces que llevó a la sociedad vasca a ganar la calle para mostrar su furia ante las sedes de HB.

Esta rebelión cívica provocó un punto de inflexión en la respuesta ciudadana, aunque ETA asesinó a 67 personas más antes de su desaparición, entre ellas José Luis López de Lacalle y Joseba Pagazaurtundua, representantes del “Foro de Ermua” que surgió precisamente entonces y que fue después uno de los objetivos más acosados.

La tarde del 10 de julio ETA secuestró a Miguel Angel Blanco en la estación de tren de Ermua y dos horas después, a través de una llamada anónima a EGIN Irratia, anunció que lo ejecutaría si en 48 horas el Gobierno no trasladaba a los 600 presos etarras a las cárceles vascas.

Habían pasado tan solo diez días desde que la Guardia Civil había liberado al funcionario de prisiones Ortega Lara tras 532 días de cautiverio, por lo que la nueva acción de ETA fue interpretada como una venganza.

Ese mismo jueves el Ayuntamiento de Ermua convocó una manifestación a las 20.00 de la tarde, la primera de una serie de movilizaciones que se extendieron también a las noches con vigilas con velas encendidas y en silencio para pedir la liberación de Miguel Angel Blanco.

El Pacto de Ajuria Enea llamó a los ciudadanos a concentrarse en todos los municipios vascos, que en muchos casos fueron replicadas por contramanifestaciones de HB.

Pocas horas antes de que concluyera el ultimátum, una auténtica marea humana recorrió las calles de Bilbao en la mayor manifestación contra el terrorismo realizada en Euskadi con el apoyo de todos los partidos, salvo HB.

“A pesar del clamor, que se extendió a toda España, ETA cumplió su amenaza y el comando integrado por Javier García Gaztelu, Irantzu Gallastegi y José Luis Geresta mató de dos disparos en la cabeza a Blanco”

A pesar del clamor, que se extendió a toda España, ETA cumplió su amenaza y el comando integrado por Javier García Gaztelu, Irantzu Gallastegi y José Luis Geresta mató de dos disparos en la cabeza a Blanco, aunque el edil no falleció hasta la madrugada siguiente.

La noticia desató una ola de indignación que empujó a cientos de ciudadanos a manifestarse de forma espontánea, cuando las redes sociales todavía no existían, frente a las sedes de HB, que tuvieron que ser protegidas por ertzainas. Algunos, como ocurrió en la calle Urbieta de San Sebastián, se quitaron el verduguillo que llevaban para no ser reconocidos y recibieron el abrazo de los congregados.

Aunque no hizo condena alguna del asesinato, estas concentraciones sí fueron objeto de un comunicado de crítica por parte de HB, algunos de cuyos dirigentes como reveló Arnaldo Otegi en una entrevista años después habían pasado ese día “en la playa”.

El exportavoz de Gesto por la Paz Txema Urkijo considera que Otegi “perdió una magnífica oportunidad en esa ocasión de haber dicho algo mínimamente empático con semejante tragedia”, que supuso un “auténtico shock colectivo”.

“Otegi perdió una magnífica oportunidad en esa ocasión de haber dicho algo mínimamente empático con semejante tragedia”

- Txema Urkijo, exportavoz de Gesto por la Paz.

Movimientos como Gesto por la Paz que habían nacido a finales de los 80 de manera “muy minoritaria” fueron cobrando fuerza durante los secuestros de Julio Iglesias Zamora, cuando se instituyó el lazo azul, José María Aldaya y posteriormente Cosme Delclaux y Ortega Lara.

A su juicio puede ser “excesivo” afirmar que esos días de julio marcaron “el principio del fin de ETA”, pero no cabe duda que “contribuyeron de manera notable al desprestigio de la propia violencia política”.

Urkijo considera que la “avalancha popular” fue interpretada como una “situación de riesgo por parte de las fuerzas nacionalistas, que temieron que pudiera llevarse consigo no solo a los violentos y a quienes les apoyaban sino que podría afectar negativamente a la ideología nacionalista”.

Por otra parte, considera Urkijo, “ciertos sectores creyeron que era la oportunidad de vencer al nacionalismo y convertir el ‘espíritu de Ermua’ justamente en aquello que temían los nacionalistas, esto es, en un movimiento que fuera más allá de la oposición a la violencia y se convirtiera en un movimiento político contra el nacionalismo”.

FUNERAL OF MIGUEL ANGEL BLANCO IN ERMUA (Photo by Dusko Despotovic/Sygma via Getty Images)
FUNERAL OF MIGUEL ANGEL BLANCO IN ERMUA (Photo by Dusko Despotovic/Sygma via Getty Images)
Dusko Despotovic via Getty Images

Unos meses después del asesinato se inició un proceso de “polarización progresiva entre nacionalistas y constitucionalistas” en el que “no es que hubiera una disminución de las movilizaciones” sino que se produjeron concentraciones dobles, con dos pancartas, o incluso tres como ocurrió tras el asesinato del parlamentario del PSE fernando Buesa”, recuerda.

La profesora de Sociología de la UNED María Jesús Funes, autora del libro “La salida del silencio: movilizaciones por la paz en Euskadi”, considera no se entendería la respuesta que provocó el asesinato del concejal del PP de Ermua si no hubiera habido 10 años previos de movilización “que cada vez fue mas solida, con una estructura reticular cada vez más densa”.

El caso de Miguel Angel Blanco tenía en sí mismo componentes que se prestaban para el acontecimiento, señala Funes, que considera que el “factor tiempo” fue muy importante ya que el ultimátum de 48 favoreció que las protestas se pudieran organizar y estuvieran muy concentradas en unos días.

Funes cree que la movilización tuvo un “efecto catártico” en la sociedad vasca que se sacudió el miedo y hubiera sido imposible 15 años antes.

07/07/2022 21:38 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris