Facebook Twitter Google +1     Admin

Exposición en CaixaForum: Cómo descubrir el estilo de vida del antiguo Egipto a través de sus momias

20220715171851-caisaforum3-1403031677.923.jpg

 

Conocer cómo vivían un funcionario o un sacerdote de alto o de bajo rango, una mujer casada en Tebas, un niño pequeño de Hawara o un joven del Egipto grecorromano. En una nueva colaboración con el Museo Británico, CaixaForum Madrid acoge desde este jueves hasta el 26 de octubre la exposición Momias de Egipto: redescubriendo seis vidas, la historia de seis momias egipcias que ofrecen una visión de cómo vivía y moría la gente a lo largo del valle del Nilo entre el 800 a.C. y el 100 d.C.

Gracias a técnicas de tomografía computarizada e imagen tridimensional, los científicos han conseguido revelar datos sobre el perfil personal de estos individuos que informan de su edad, creencias, enfermedades, alimentación o cuidados corporales. Los últimos avances en estas disciplinas han permitido desenvolver de manera virtual los restos momificados sin dañar a las momias. Durante la presentación de la muestra, que tuvo lugar este jueves en CaixaForum Madrid, el director del Museo Británico, Hartwig Fischer, puso en valor la labor investigadora de su institución y la importancia de este tipo de trabajos: "Somos un depósito del conocimiento futuro al explorar el pasado".

Por su parte, el comisario de la exhibición, Daniel Antoine, explicó que los estudios descubrieron que en la antigüedad los egipcios padecían dolencias como el cáncer o enfermedades coronarias: "Queremos provocar una respuesta emocional que permita recordar que estas personas tenían los mismos problemas que tenemos hoy". Asimismo, la comisaria Marie Vandeneusch puso de relieve las dificultades que ha entrañado este proyecto: "Es un viaje muy largo el que nos ha traído hasta aquí, ha durado varios años". El recorrido se estructura en ocho ámbitos: uno introductorio, uno de conclusión y seis centrales, que se corresponden con cada una de las momias y ofrecen contenidos temáticos sobre la visión de la vida.

Junto con los sarcófagos se exhiben más de 260 objetos tales como máscaras, vasos, esculturas, joyas y enseres de uso cosmético, encontrados en tumbas y yacimientos que pertenecen a la colección del museo londinense y que ayudan a comprender mejor la vida cotidiana y las creencias de los antiguos egipcios. En el antiguo Egipto se creía que era necesaria la presentación del cuerpo para que la persona difunta siguiera viviendo en el más allá. Mediante la momificación, cada individuo seguiría el camino de Osiris, dios de la otra vida y primero en ser momificado.

Se cree que las primeras momias de Egipto fueron de personas que vivieron alrededor del año 4.000 a.C. Sus cuerpos fueron enterrados en la arena seca y caliente, y parece que se secaron y momificaron de forma natural. Algunos egiptólogos piensan que, durante este primer periodo, algunas de estas momias fueron desenterradas de manera fortuita y que el descubrimiento reforzó la convicción de los egipcios sobre la necesidad de preservar el cuerpo tras la muerte.

En torno a la exposición tendrán lugar diferentes actividades como conferencias de expertos en las momias de Egipto, un ciclo de cine, uno de ciencia y charlas especializadas con una entomóloga forense, un paleopatólogo, una radióloga, un biólogo y una antropóloga.

También se llevarán a cabo visitas comentadas, en familia y escolares en esta ambiciosa exposición inaugurada este jueves.

15/07/2022 17:19 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Sorolla, de la luz del Mediterráneo a la elegante y triste oscuridad

20220714175519-94d1b2-cbb2fa241167417cab39ef43a5c26279-mv2.jpg

El Museo Sorolla inaugura  ’Sorolla en negro’, una exposición que se adentra en la parte más desconocida del pintor valenciano

Pensar en Joaquín Sorolla es pensar en la luz intensa del Mediterráneo, en escenas en la playa llenas de alegría y en trazos de infinitos matices de blanco y color. Pero la extensa obra del pintor valenciano no acaba ahí. Adentrarse en la nueva exposición que el Museo Sorolla inaugura este martes es colarse en un lugar desconocido, donde lo contrario de lo que se espera ver asalta de inicio a fin. En Sorolla en negro (hasta el 27 de noviembre) la oscuridad se torna protagonista y la luz apenas se deja ver.

Comisariada por Carlos Reyero Hermosilla con la colaboración de Blanca Pons-Sorolla, la muestra reúne una selección de 62 obras del pintor -pinturas, dibujo, gouache, fotografías, álbum y libro-, procedentes tanto de la colección del propio museo como de préstamos de diversas instituciones y de colecciones particulares -como Museo Nacional del Prado, Museo de Bellas Artes de Bilbao, Museo de Segovia, Museo de Málaga, Banco de España, Fundación Sorigué o Fundación Banco Santander-, con las que el visitante podrá redescubrir esa faceta del pintor, la oscuridad, que, aunque poco conocida, se halla de manera notoria en su paleta.

Algunas de las obras expuestas en el recorrido, especialmente las de coleccionistas particulares, son inéditas para el público, como María pintando (1911) o Retrato de Manuel Bartolomé Cossío (1908). Y también se incluye entre las pinturas más destacadas S.M. La Reina María Cristina. Estudio para "La Regencia", (1903-1905), que se presenta por primera vez tras su reciente restauración.

El recorrido se inicia con los acordes cromáticos de negros y grises en retratos que dotan a la pintura de una personalidad particular y, después, se centra en el significado cultural del color negro, que impregna la época y la obra del pintor naturalista.

También se adentra en un nuevo uso del negro que toma forma en el siglo XIX, como creador de contrastes radicales y potenciador de otros colores, antes de poner punto y final con las monocromías, escenas envueltas en tonos grisáceos o azulados, que lejos de suponer una menor complejidad, implican un singular ejercicio de virtuosismo técnico.

La muestra, según ha explicado el museo, es fruto de una larga investigación que navega no sólo por la pintura del pintor valenciano, sino también por la estética y la cultura de los negros y grises en la pintura de entresiglos.

El uso del negro en Sorolla, ha detallado, arranca de la tradición pictórica española -de su conocimiento de Velázquez, del Greco, de Goya-, y se convierte para el pintor en un elemento de expresividad, para sugerir estados poéticos y anímicos, además de reinterpretarse como un color que traduce la modernidad de su tiempo y su sobria elegancia.

Una exposición, añade, que invita al visitante a preguntarse si asociar a Sorolla con el negro puede ser una paradoja o, si por el contrario, representa otro punto de vista para comprender y apreciar al artista en toda su complejidad.

14/07/2022 17:55 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Tutankamón: revelan detalles desconocidos del asombroso descubrimiento de su tumba hace 100 años

20220707214223-ma-scara-tutankamo-n.jpeg
 El 4 de noviembre de 1922, tras cinco años de infructuosa búsqueda, el arqueólogo británico de formación autodidacta Howard Carter hacía uno de los descubrimientos más asombrosos de la historia: la tumba del faraón Tutankhamón.HARRY BURTON

No fue el faraón más importante ni siquiera el más longevo, más bien al contrario, pero hoy Tutankamón es sin lugar a dudas el más famoso. La explicación está en que cuando se descubrió su tumba en el Valle de los Reyes ésta se encontraba intacta. Este año, en noviembre, se cumplen 100 años de aquel descubrimiento.

Se trató de una de las mayores aventuras arqueológicas de la historia. Su principal protagonista pasa por ser Howard Carter, pero detrás del arqueólogo hubo muchas personas y hoy sabemos que muchos eran trabajadores egipcios bien cualificados. De hecho, el primer paso, el primer escalón, lo dio un aguador egipcio.

En 2016 se lo contaba a la agencia EFE Ahmed Abd el Rasul: "La verdad es que mi abuelo traía agua para la expedición en dos tinajas y a lomos de un burro cuando encontró la entrada. Todo ocurrió cuando excavó en la arena con sus manos para colocar una de las tinajas, ya que la base era redonda. Así fue cómo apareció el escalón de la tumba de Tutankamón que devolvió la esperanza a Carter".

Carter estaba convencido de que existía la tumba de Tutankamón y trabajó durante años hasta encontrarla en 1922

Sea como fuere el relato oficial cuenta que el arqueólogo británico se resistía a creer que en el Valle de los Reyes ya no quedaran grandes tesoros. De hecho estaba convencido de que existía la tumba de Tutankamón. Logró el apoyo financiero de Lord Carnavon y trabajó durante años hasta encontrar la cámara funeraria del joven faraón, cosa que logró en noviembre de 1922.

Entre las piezas destaca la icónica máscara de malogrado Tutankhamón, quien subiría al trono siendo apenas un niño y moriría con tan solo 19 años sin dejar descendencia. La icónica máscara de malogrado Tutankhamón.CORTESÍA ESPACIO 5.1 IFEMA

Cuando abrió la pared de la cámara funeraria, en la distancia un miembro del equipo le preguntó si veía algo, a lo que Carter respondió "sí… cosas maravillosas". Fue así el primer hombre en 3.000 años en entrar en la tumba del joven faraón de la XVIII Dinastía, muerto a los 19 años.

Más secretos en el Valle de los Reyes

Tras la muerte de Akenatón, su padre, Tutankamón fue entronizado con apenas nueve años. Gobernó Egipto durante sólo diez años. A su muerte por malaria en 1352 a. C., con sólo 19 años, el clero de Amón, que intentó que fuera el símbolo de la restauración de los antiguos dioses, lo enterró en el Valle de los Reyes.

Una teoría sostiene que el faraón Semenejkara no era un hombre, sino una mujer y que podría sería la reina Nefertiti

La tumba es inusualmente pequeña para un faraón. Junto a ella se encontraron 5.398 artefactos, incluidos un ataúd de oro macizo, la máscara funeraria, tronos, arcos de tiro con arco, trompetas, un cáliz de loto, varios carros desmontados, comida, vino, sandalias y ropa interior de lino. Tantos objetos eran que Carter tardó 10 años en catalogarlo todo.

Ahora que se van a cumplir 100 años del descubrimiento de la tumba de Tuntakamón, sabemos que ésta no era el único secreto que escondía el valle. Este siglo han salido a la luz dos cámaras más. Una de ellas contiene la momia de una mujer (una cantante en el templo de Karnak).

En el Valle de los Reyes, en Egipto, no se pueden hacer fotos para proteger las estructuras de los flashes. A algunos grupos les dan permiso si se comprometen a no usar flash. Y si te pillan, tienes garantizado acabar en un calabozo. Valle de los Reyes, en Egipto.J. Bubenik / WIKIPEDIA

Pero hay más. Los escaneos con rádar de penetración terrestre que se han hecho en los últimos años sugieren que tras las paredes de la tumba de Tutankamón podría haber otras cámaras y que éstas, posiblemente, contengan féretros.

Los más fantasiosos creen que la tumba de Nefertiti (Semenejkara) podría estar en una de las cámaras que quedan por analizarse

Los más optimistas (fantasiosos) quieren pensar que la tumba de Nefertiti puede estar en una de estas nuevas cámaras. Frank Rhüli, de la Universidad de Zúrich, ha estudiado a fondo la momia de Tutankamón. Con ese trabajo, cuenta Scientific American, ha elaborado una lista de las personas que podrían haber sido enterradas cerca del faraón.

Se tratarían de Meritatón, la hermana mayor de Tutankamón, su posible madre Kiya y Semenejkara, tío de Tutankamón y el más breve y enigmático faraón de la dinastía XVIII. Hay una teoría que sostiene que Semenejkara no era un hombre, sino una mujer y que podría sería la reina Nefertiti.

Se llamaba Tutankamón... o no

Y los misterios por resolver no sólo se refieren a otras tumbas del Valle de los Reyes sino al propio joven faraón. T’utankamón no se llamaba Tutankamón. Al menos al nacer.

<p>En octubre del 2014, unos empleados del Museo Egipcio de El Cairo tiraron la pieza mientras la limpiaban y el apéndice se separó del resto de la careta. En lugar de dar aviso, decidieron arreglarla y pegaron la pieza con <a href=resina epoxi, elemento usado en la reparación de coches. Y como colofón, alguien intentó retirar las rebabas del pegamento utilizando papel lija.

 

" src="https://imagenes.20minutos.es/files/article_default_content/uploads/imagenes/2016/10/21/346553.jpg" data-full-src="https://www.20minutos.es/uploads/imagenes/2016/10/21/346553.jpg" width="656" height="428"> Detalle de la máscara de Tutankamón.ARCHIVO

Es lo que asegura la egiptóloga Joyce Tyldesley, que le ha explicado al canal de Historia de la BBC que en realidad su nombre original era Tutankatón. Significa "imagen viva de Atón", lo que refleja el culto de sus padres al dios del sol.

Al nacer, Tutankamón se llamaba en realidad Tutankatón

Pero, pasados unos años y ya como faraón, el niño rey cambió de religión y empezó a adorar al dios Amón, venerado como rey de los dioses. De manera que cambió su nombre por Tutankamón. De "imagen viva de Atón" a "imagen viva de Amón".

Y sin embargo, nadie entre los ciudadanos de Egipto le llamaba ni Tutankatón ni Tutankamón. Tyldesley cuenta que el faraón tenía cinco nombres reales, que adoptaban forma de frases cortas que describían el propósito de su reinado.

Réplica exacta de la tumba de Tutankamón Réplica exacta de la tumba de TutankamónKhaled Elfiqi / Efe

"Oficialmente, era, Nombre de Horus: Imagen de los nacimientos; Nombre de las Dos Damas: Hermoso de las leyes que sofoca las Dos Tierras/que contenta a todos los dioses; Nombre de Horus de Oro: Elevado de apariencias para el dios/su padre Re; Prenomen: Nebkheperure; Nomen: Tutankamón", enumera la egiptóloga.

La daga de hierro de meteorito

El último misterio resuelto es el del puñal de hierro de meteorito con empuñadura de oro hallado en la tumba de Tutankamón. Llegó de fuera de Egipto, probablemente de Anatolia, y habría sido un regalo del rey de Mitanni -en la actual Siria- a Amenhotep III, abuelo del joven faraón.

Según un análisis publicado en la revista Meteoritics and planetary science, la Edad del Hierro comenzó después del 1.200 a.C., pero algunos artefactos prehistóricos con mineral proveniente de meteoritos fueron fabricados antes, en la Edad del Bronce (3.000 al 1.200 a.C.). Sería el caso de esta daga, cuyo origen y método de fabricación siguen sin estar claros.

Un uróboro en la tumba de Tutankamón. Un uróboro en la tumba de Tutankamón.Djehouty/Wikimedia

Carter murió solo como solo había vivido

Aunque el descubrimiento de la tumba de Tuntakamón fue, como casi todo en esta vida, una labor de equipo, Howard Carter ha pasado a la historia como el obstinado arqueólogo que lo logró. Cuentan que tras el hallazgo, anunció que lo siguiente iba a ser encontrar la tumba de Alejandro Magno. Eso no ocurrió.

Es asombroso lo poco que conocemos de su vida privada"

Carter murió en 1939 a los 64 años de un cáncer linfático siendo en realidad un desconocido. "Es asombroso lo poco que conocemos de su vida privada", escribió T. G. H. James, su biógrafo en Howard Carter. The path to Tutankhamun. Murió como vivió, solo. Pocas personas fueron a su entierro. No se le conoció ni pareja ni relación alguna.

En la tumba de Carter se lee una inscripción: "Pueda tu espíritu vivir, durar millones de años, tú que amas Tebas, sentado con la cara al viento del norte, los ojos llenos de felicidad". Está tomada de la copa de alabastro de Tutankamón.

<p>Imagen de la máscara de oro del faraón Tutankamón durante el proceso de restauración iniciado en el Museo Egipcio de El Cairo (Egipto) para solucionar el daño causado recientemente por un arreglo poco profesional para pegar su ’perilla’.</p> La máscara de oro del faraón durante un proceso de restauración.Khaled Elfiqi / EFE
07/07/2022 21:40 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Asesinato de Miguel Ángel Blanco: los días en los que la indignación venció al miedo

Ermua se echa a las calles el 25 de julio de 1997 tras el asesinato de Miguel Ángel Blanco por parte de ETA.

Ermua se echa a las calles el 25 de julio de 1997 tras el asesinato de Miguel Ángel Blanco por parte de ETA.
AFP Contributor via Getty Images

Miguel Angel Blanco fue secuestrado un jueves, 10 de julio de 1997, y asesinado dos días después por un comando de ETA. Fueron días de rabia y dolor en los que se produjo una movilización contra el terrorismo nunca vista hasta entonces que llevó a la sociedad vasca a ganar la calle para mostrar su furia ante las sedes de HB.

Esta rebelión cívica provocó un punto de inflexión en la respuesta ciudadana, aunque ETA asesinó a 67 personas más antes de su desaparición, entre ellas José Luis López de Lacalle y Joseba Pagazaurtundua, representantes del “Foro de Ermua” que surgió precisamente entonces y que fue después uno de los objetivos más acosados.

La tarde del 10 de julio ETA secuestró a Miguel Angel Blanco en la estación de tren de Ermua y dos horas después, a través de una llamada anónima a EGIN Irratia, anunció que lo ejecutaría si en 48 horas el Gobierno no trasladaba a los 600 presos etarras a las cárceles vascas.

Habían pasado tan solo diez días desde que la Guardia Civil había liberado al funcionario de prisiones Ortega Lara tras 532 días de cautiverio, por lo que la nueva acción de ETA fue interpretada como una venganza.

Ese mismo jueves el Ayuntamiento de Ermua convocó una manifestación a las 20.00 de la tarde, la primera de una serie de movilizaciones que se extendieron también a las noches con vigilas con velas encendidas y en silencio para pedir la liberación de Miguel Angel Blanco.

El Pacto de Ajuria Enea llamó a los ciudadanos a concentrarse en todos los municipios vascos, que en muchos casos fueron replicadas por contramanifestaciones de HB.

Pocas horas antes de que concluyera el ultimátum, una auténtica marea humana recorrió las calles de Bilbao en la mayor manifestación contra el terrorismo realizada en Euskadi con el apoyo de todos los partidos, salvo HB.

“A pesar del clamor, que se extendió a toda España, ETA cumplió su amenaza y el comando integrado por Javier García Gaztelu, Irantzu Gallastegi y José Luis Geresta mató de dos disparos en la cabeza a Blanco”

A pesar del clamor, que se extendió a toda España, ETA cumplió su amenaza y el comando integrado por Javier García Gaztelu, Irantzu Gallastegi y José Luis Geresta mató de dos disparos en la cabeza a Blanco, aunque el edil no falleció hasta la madrugada siguiente.

La noticia desató una ola de indignación que empujó a cientos de ciudadanos a manifestarse de forma espontánea, cuando las redes sociales todavía no existían, frente a las sedes de HB, que tuvieron que ser protegidas por ertzainas. Algunos, como ocurrió en la calle Urbieta de San Sebastián, se quitaron el verduguillo que llevaban para no ser reconocidos y recibieron el abrazo de los congregados.

Aunque no hizo condena alguna del asesinato, estas concentraciones sí fueron objeto de un comunicado de crítica por parte de HB, algunos de cuyos dirigentes como reveló Arnaldo Otegi en una entrevista años después habían pasado ese día “en la playa”.

El exportavoz de Gesto por la Paz Txema Urkijo considera que Otegi “perdió una magnífica oportunidad en esa ocasión de haber dicho algo mínimamente empático con semejante tragedia”, que supuso un “auténtico shock colectivo”.

“Otegi perdió una magnífica oportunidad en esa ocasión de haber dicho algo mínimamente empático con semejante tragedia”

- Txema Urkijo, exportavoz de Gesto por la Paz.

Movimientos como Gesto por la Paz que habían nacido a finales de los 80 de manera “muy minoritaria” fueron cobrando fuerza durante los secuestros de Julio Iglesias Zamora, cuando se instituyó el lazo azul, José María Aldaya y posteriormente Cosme Delclaux y Ortega Lara.

A su juicio puede ser “excesivo” afirmar que esos días de julio marcaron “el principio del fin de ETA”, pero no cabe duda que “contribuyeron de manera notable al desprestigio de la propia violencia política”.

Urkijo considera que la “avalancha popular” fue interpretada como una “situación de riesgo por parte de las fuerzas nacionalistas, que temieron que pudiera llevarse consigo no solo a los violentos y a quienes les apoyaban sino que podría afectar negativamente a la ideología nacionalista”.

Por otra parte, considera Urkijo, “ciertos sectores creyeron que era la oportunidad de vencer al nacionalismo y convertir el ‘espíritu de Ermua’ justamente en aquello que temían los nacionalistas, esto es, en un movimiento que fuera más allá de la oposición a la violencia y se convirtiera en un movimiento político contra el nacionalismo”.

FUNERAL OF MIGUEL ANGEL BLANCO IN ERMUA (Photo by Dusko Despotovic/Sygma via Getty Images)
FUNERAL OF MIGUEL ANGEL BLANCO IN ERMUA (Photo by Dusko Despotovic/Sygma via Getty Images)
Dusko Despotovic via Getty Images

Unos meses después del asesinato se inició un proceso de “polarización progresiva entre nacionalistas y constitucionalistas” en el que “no es que hubiera una disminución de las movilizaciones” sino que se produjeron concentraciones dobles, con dos pancartas, o incluso tres como ocurrió tras el asesinato del parlamentario del PSE fernando Buesa”, recuerda.

La profesora de Sociología de la UNED María Jesús Funes, autora del libro “La salida del silencio: movilizaciones por la paz en Euskadi”, considera no se entendería la respuesta que provocó el asesinato del concejal del PP de Ermua si no hubiera habido 10 años previos de movilización “que cada vez fue mas solida, con una estructura reticular cada vez más densa”.

El caso de Miguel Angel Blanco tenía en sí mismo componentes que se prestaban para el acontecimiento, señala Funes, que considera que el “factor tiempo” fue muy importante ya que el ultimátum de 48 favoreció que las protestas se pudieran organizar y estuvieran muy concentradas en unos días.

Funes cree que la movilización tuvo un “efecto catártico” en la sociedad vasca que se sacudió el miedo y hubiera sido imposible 15 años antes.

07/07/2022 21:38 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Xacobeo 21-22

13/06/2022 10:52 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

God Save the Queen

05/06/2022 16:12 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Feria del Libro de Madrid

20220527124836-cartelflmadrid22.jpg

Bajo el sol del Retiro ha inaugurado la Reina la Feria del Libro de Madrid, que vuelve este año a la normalidad tras una edición en blanco y otra marcada por la pandemia (mascarillas, colas de acceso… esas cosas). Doña Letizia, de vestido de seda rosa fucsia y cuñas de esparto del mismo color (el calendario dice primavera, el calor y su estilismo verano), llegó charlando distendidamente con Eva Orúe, directora de la feria, que se estrena en el cargo. Su primeras paradas fueron institucionales, esto es, raras para el visitante de a pie: la caseta de la Comunidad de Madrid, la del Ayuntamiento y la del Ministerio de Cultura. Por cierto, no estaba por allí Miquel Iceta, aún en el Festival de Cannes aguantando el chaparrón del cine.

 

La comitiva, muy nutrida, como de costumbre, se paró al poco en la librería Cervantes y Cía. Allí le regalaron un libro de Manuel Astur (‘San, el libro de los milagros’, el único que le faltaba de un escritor al que lee y admira mucho). También una novela de Marina Sanmartín (‘Manos tan pequeñas’) y un ensayo titulado ‘La otra historia de Estados Unidos’, de Howard Zinn. Además, la Reina se interesó por lo último de Agustín Fernández Mallo (‘El libro de todos los amores’) y de Juan Tallón (‘Obra maestra’), dos autores muy de su gusto.

Siguiente parada: caseta de Reino de Cordelia. Doña Letizia la conocía bien gracias a su cuidada edición de 'Luces de bohemia', de Valle-Inclán, aunque allí estuvo hablando, sobre todo, del trazo del ilustrador ruso Ivan Bilibin. Le entregaron el nuevo libro de Garci, ‘Telegramas cinéfilos’, tal y como este había pedido. En ese volumen, por cierto, el director y prosista recopila sus artículos publicados en ABC Cultural desde marzo de 2021. También le agasajaron con ‘El último verano de la URSS’, de Sara Gutiérrez, e ‘Insolación’, de Pardo Bazán (un título muy feminista y muy de Madrid, según explicó el librero). «Se los ha llevado en la mano, a lo mejor llegan hasta palacio», celebraba, con gracejo, Jesús Egido, responsable del sello, consciente de la montaña de libros que estaba acumulando la Reina.

El itinerario escogido por Casa Real pasaba por varias librerías que estaban de cumpleaños. En Polifemo, que inaugura su cuarentena (la buena, claro), le dieron dos títulos: las ‘Obras escogidas’ de Ramón y Cajal y ‘En demanda de la isla del Rey Salomón’, ambos editados por la exquisita Biblioteca Castro. Muy cerca, en la caseta de Reno, otra librería histórica de la ciudad, que sopla sesenta velas, Doña Letizia se explayó sobre dos grandes filias que la acompañan desde hace años: ‘La utilidad de lo inútil’, de Nuccio Ordine, y ‘El cine según Hitchcock’, de Truffaut, un indispensable para cualquier amante del séptimo arte.

Luego visitó el pabellón infantil y estuvo firmando autógrafos a muchos de los críos que estaban de excursión en El Retiro. «Mírala, qué hermosura», decía una abuela. Otra levantó a su nieto como Rafiki a Simba, pero no hubo suerte. A esto se le llama vuelta a la normalidad, por supuesto: mucha gente, muchas gorras, mucho bullicio en el Paseo de Carretas. Hay una suerte de efecto rebote de tanta digitalización por la pandemia, de tanto Zoom, de tanta pantalla. Pilar Reyes, directora de la división literaria de Penguin Random House Mondadori, contaba que en América el regreso de las ferias sin restricciones está siendo un gran éxito, y que en Madrid esperan lo mismo.

Pepa Arteaga, de la librería-editorial Miraguano, que después de 45 años (44 ferias, por el parón covid) se jubila, estuvo despachando con Doña Letizia sobre su colección de libros de viajes. Le entregó ‘A orillas del Bósforo’, de Antonio de Fallas, un diplomático que en los años veinte vivió en Constantinopla y narró sus peripecias turcas. También comentaron el éxito (y el acierto) de ‘Los años extraordinarios’, de Rodrigo Cortés.

El escritor griego Theodor Kallifatides, que lleva en España más de un mes, charló con la Reina en el puesto de la editorial Galaxia Gutenberg. Le dedicó su última novela publicada aquí, ‘Timandra’, ambientada en la Atenas de Pericles. De esa caseta también se llevó la 'Poesía Completa’ de Olvido García Valdés, que ayer fue galardonada con el premio Reina Sofía de Poesía.

En el apartado exótico, por así decirlo, la Reina ha visitado el espacio de la librería Desnivel, especializada en montañismo, una actividad que le encanta, por lo visto, pero para la que le falta tiempo. Tres títulos, se llevó: 'Alpinista', del mítico Carlos Soria, 'Cuerdas rebeldes', una recopilación de perfiles de mujeres alpinistas, y 'Yoga y escalada', de Eileen Jubes.

27/05/2022 12:48 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

El cuerpo incorrupto de san Isidro se expondrá a finales de mayo

20220504124311-arcn-de-san-isidro-catedral-de-la-almudena-foto-de-lvaro-lpez-del-cerro-i.jpg

 

Madrid se prepara ya para Año Santo de san Isidro, concedido por la Santa Sede con motivo del 400 aniversario de su canonización. A la apertura del jubileo el 15 de mayo, fiesta del patrón de Madrid, le seguirá la exposición solemne de su cuerpo incorrupto para la veneración de los fieles en la colegiata (calle Toledo, 37) del 21 al 27 de mayo. El mismo 27 irá en procesión a la catedral, donde se celebrará una vigilia de oración. Volverá el día 28 a la colegiata y el 29 será la solemne clausura del arca.

La última vez que tuvo lugar una exposición del cuerpo incorrupto de san Isidro fue en el año 1985 por el centenario de la diócesis. De cara a la nueva exposición, el pasado 12 de enero se produjo una primera apertura del arca que contiene los restos sagrados. Estuvo presidida por el arzobispo de Madrid, cardenal Carlos Osoro, y en ella estuvieron presentes los obispos auxiliares monseñor Juan Antonio Martínez Camino, SJ y monseñor Jesús Vidal; el vicario general, Avelino Revilla, y el tribunal delegado por el purpurado para las operaciones, además del párroco de la colegiata, Ángel Luis Miralles, y algunos miembros de la Real, Muy Ilustre y Primitiva Congregación de San Isidro de Naturales de Madrid.

Asimismo, con permiso de la Congregación para las Causas de los Santos, próximamente se va a realizar un estudio forense completo que permitirá conocer mejor esta reliquia, considerada la de mayor importancia de cuantas se conservan en Madrid.

Modelo para matrimonios

El marco del Año Santo de san Isidro, coincidiendo con la Semana del Matrimonio, el pasado sábado arrancaron en la ermita de San Isidro (paseo Quince de Mayo, 62) unos encuentros para matrimonios con adoración del Santísimo y meditación con modelos de santos casados. Entre otros, el 19 de marzo se hablará de María y José, y el 21 de mayo del propio san Isidro y santa María de la Cabeza.

Es una iniciativa de la Vicaría VI en colaboración con el Secretariado de Familia y Vida, la parroquia San Fulgencio y San Bernardo y la Pontificia y Real Archicofradía Sacramental de San Pedro, San Andrés, San Isidro y de la Purísima Concepción, que también ha puesto en marcha una ruta de san Isidro y santa María de la Cabeza para familias. Se desarrollará los días 30 de abril, 28 de mayo y 25 de junio, de 10:00 a 13:00 horas, con salida desde la calle del Águila, 1, e incluirá visita a la capilla, la ermita y la fuente del santo.

  • 04/05/2022 12:43 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

    La Zarzuela vive!

    22/04/2022 20:49 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

    O magnum mysterium

    10/04/2022 18:26 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

    No se habla de Bruno

    04/04/2022 16:54 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

    Un cuadro del Museo del Prado tienes que olerlo, no sólo verlo

    El Olfato, de Jan Brueghel el Viejo y Rubens, ya es por sí mismo un cuadro excepcional. Además, desde este lunes, 4 de abril, quienes lo contemplen en el Museo del Prado no se guiarán sólo por sus ojos, sino también por lo que les dicte la nariz. 

    Hasta el próximo 3 de julio, este lienzo protagoniza “La esencia de un cuadro. Una exposición olfativa”, de la que es responsable Alejandro Vergara, jefe de Conservación de Pintura Flamenca y Escuelas del Norte del Museo Nacional del Prado, y Gregorio Sola,
    Perfumista senior de Puig y Académico de la Academia del Perfume, quien ha creado 10 fragancias relacionadas con elementos presentes en la pintura. Ahora, lo de asomar la nariz por el Museo del Prado es algo más que una castiza expresión.

    La cosa es seria, aunque pueda resultar divertida. Y no es ninguna broma, porque estamos hablando del arte y las sensaciones. En esta obra, que evoca el jardín de árboles y plantas
    singulares que Isabel Clara Eugenia y su marido tenían en Bruselas a principios del siglo XVII, se representan más de 80 especies de plantas y flores. También andan por ahí algunos animales relacionados con el olfato, como el perro sabueso o la civeta, así como diferentes objetos relacionados con el mundo del perfume: guantes perfumados, recipientes con sustancias fragantes, un ambientador que se calienta en un lujoso brasero y alambiques para destilar las esencias.

    Como decimos, el perfumista Gregorio Sola ha creado 10 fragancias relacionadas con elementos presentes en la obra El Olfato, que es parte de la serie de Los cinco sentidos que Jan Brueghel el Viejo pintó en 1617 y 1618 y en las que las figuras alegóricas fueron realizadas por su amigo Rubens.

    Así, el perfume Alegoría nos invitará a detener la mirada sobre el ramillete de flores que huele la figura alegórica; Guantes, reproduce el olor de un guante perfumado de ámbar según una fórmula de 1696; Higuera nos animará a reconocer esta planta en la escena; Flor de naranjo, dirigirá nuestra atención hacia los alambiques se usaban para destilar este producto… y así, hasta 10 fragancias que acompañan al sentido de la vista.

     

     

    El autor, su obra… y los aromas

    La serie, que se expone en la misma sala, probablemente fue un encargo de la infanta Isabel Clara Eugenia y de su esposo Alberto de Austria. La pareja eran los soberanos de los Países Bajos meridionales, para quienes Brueghel trabajó como pintor de corte.

    Los objetos que se ven en estas escenas reflejan el coleccionismo y gusto de las cortes europeas de la época. En 1636 los cinco cuadros se encontraban en Madrid, en la colección del rey Felipe IV, quien los instaló en una sala decorada con dos estanterías de ébano y bronce junto a cuadros atribuidos a Durero, Tiziano y Patinir entre otros. Se encontraban entre las principales joyas del monarca.

    Brueghel fue uno de los pintores más apreciados de su tiempo. Hijo de Pieter Bruegel (padre e hijo escribían su nombre de forma diferente), se formó con su abuela, la miniaturista Mayken Verhulst. De 1589 a 1596 residió en Roma, Nápoles y Milán y trabajó para Ascanio Colonna, (también patrono de Cervantes) y Federico Borromeo, entre otros. Este último escribió que su pintura reflejaba la belleza y variedad de la naturaleza.

    La mayor parte de la carrera de Brueghel se desarrolló en Bruselas y Amberes. Fue uno de los primeros especialistas en pintar flores. En una ocasión afirmó que tardaba en finalizar sus cuadros porque incluían especies que florecían en diferentes épocas del año. Su particular manejo de la pasta pictórica evoca la consistencia de las formas vegetales y nos transmite una asombrosa empatía con ellas.

    04/04/2022 16:49 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

    Tenebrae factae sunt

    28/03/2022 20:20 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

    Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
    Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

    Contrato Coloriuris