Facebook Twitter Google +1     Admin

FELIZ NAVIDAD

09/12/2014 19:55 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Reabre el Museo Municipal

20141208190939-museo-1-644x362.jpg

Ha pasado prácticamente una década desde que comenzó la transformación del Museo de la Historia de Madrid, el museo municipal, de la famosa portada barroca de Ribera, en plena calle Fuencarral. Diez años de trabajos para cambiarle la cara y las «tripas» a una instalación situada sobre el antiguo Hospicio de Madrid, y que atesora colecciones que recorren la historia de la ciudad. Unas obras dirigidas por el arquitecto Juan Pablo Rodríguez Frade, experto en museos y responsable también de la transformación del Arqueológico Nacional. El miércoles, finalmente, volverá a abrir sus puertas.

En el año 2002 ya se anunciaba su cierre temporal para realizar obras de mejora. El viejo edificio del Hospicio (de 1722, que se salvó de la demolición al adquirirlo el Ayuntamiento madrileño en 1922) necesitaba algo más que unos arreglos, y a ello se pusieron los responsables municipales. El encargo recayó en Juan Pablo Rodríguez Frade y su equipo, especialistas en instalaciones museísticas.

Tres fases

Los trabajos se llevaron a cabo en tres fases, entre las cuales han pasado años, el lugar ha cambiado hasta de nombre –durante muchos años era conocido como Museo Municipal– y ha tenido periodos de apertura intermitente y parcial de sólo algunas de sus salas.

Rodríguez Frade comenzó a trabajar allí en 2004, y le ha dado la vuelta totalmente al interior del edificio de Pedro Ribera. Respetando, lógicamente, los elementos protegidos: la primera crujía, la bellísima fachada barroca. Ahora, su siguiente reto es la capilla, que abrirá también al público tras ejecutarse trabajos aún pendientes. «El proyecto de adecuación ya está redactado», explica.

El arquitecto es consciente de la expectación que levanta la apertura de este histórico museo, tan popular y querido por los madrileños. «Entiendo que es un lugar muy consolidado», afirma. Lo que se encontrarán los visitantes será un espacio en el que las colecciones se han reorganizado conceptualmente, y donde la puesta en escena está muy cuidada.

Su referente, apunta Rodríguez Frade, pudiera ser el Museo Carnavalet de París, «con muchísima personalidad; No hay elementos interactivos –avisa–; esto no es un museo del siglo XXII, sino que cuenta con mucho arte decorativa, como los museos de principios de siglo, donde el visitante puede dialogar con la pieza».

Ha conseguido ganar al inmueble espacio para un gran patio interior que quedaba «como un vacío entre cuatro construcciones». Él lo ha cubierto, «respetando los cipreses» que aún pueden verse fuera, y ganando un espacio que recibe al visitante. Con un techo de láminas de pan de oro y un perímetro de cristal alrededor. «Resulta un espacio muy cálido, en el que la luz resbala por las fachadas. Y desde las plantas superiores se puede uno asomar a ver el patio», relata.

«Alegoría de Madrid» de Goya

La pieza más sobresaliente que se podrá ver en el interior del Museo de Historia de Madrid seguirá siendo, cómo no, la maqueta de León Gil de Palacio, realizada en 1830. Pero también seguirá allí la «Alegoría de la Villa de Madrid», de Goya, de la que cuentan las crónicas que fue modificada varias veces para adaptarse a los tiempos: primero, en el medallón central del cuadro aparecía el retrato de José I, que más tarde fue sustituido por el de Fernando VII, y después por las palabras «Dos de Mayo» que pueden leerse aún ahora.

En su día, el museo también contó con otras piezas relevantes, como el cuadro de la Virgen de la Leche de Pedro Berruguete, que se trasladó al Museo de San Isidro y se ha cedido al del Prado durante cinco años –hasta 2017–. Oel cuadro de San Fernando ante la Virgen, de Luca Giordano, que preside la capilla.

No obstante, el arquitecto responsable de la restauración del edificio y de su nueva presencia destaca que éste «no es tanto un museo de piezas como un conjunto» que repasa la historia de Madrid a través de tres plantas. Y pronostica sorpresas: «Es muy inesperado: por dentro el visitante va a encontrar un edificio absolutamente sorprendente, un espacio de acogida muy grande en el que en el futuro se instalarán también una tienda y un restaurante».

No evita Rodríguez Frade la polémica en torno a la valla que rodea desde 2013 el museo. «No la hemos hecho nosotros;fue el Ayuntamiento quien la instaló». Su objetivo, explica, «es evitar los actos vandálicos en la fachada del edificio, de Pedro Ribera», que con demasiada frecuencia aparecía dañada o con pintadas.

«Por el lado de la Fuente de la Fama la verja ya existía; se pensó que alargándola a la calle Fuencarral, se protegería la fachada. Pero a cambio, se le resta visibilidad», reconoce. A su juicio, «la idea de la verja no la veo desacertada, pero sí la formalización. Es peor en dis eño que en intención». Y llama la atención de que puede haber «otros elementos disuasorios» que resulten igualmente útiles: por ejemplo, justo frente al Museo se encuentra el edificio del Tribunal de Cuentas, diseñado por Francisco Jareño en 1860, y que no es atacado por vándalos, pese a no tener verja. «Tal vez –sugiere– otras medidas sean eficaces».

Para que el trabajo sea completo, recuerda que aún está «por resolver» la otra fachada del edificio del museo, la que da a la calle Beneficencia. Una calle estrecha que «se dijo que se iba a peatonalizar», y en la que actualmente se protege el edificio con una lona. «Esta parte de atrás no funciona;no está a tono con la edificación de Ribera», insiste.

08/12/2014 19:09 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Goya en Madrid. Cartones para tapices

20141204194543-0138-0052-blind-man-s-buff.jpg

El Museo del Prado acoge hasta el 3 de mayo la exposición Goya en Madrid. Cartones para tapices 1775-1794' con la que muestran los cartones para tapices de Goya, que evidencian la conexión del artista con el pasado y su contemporaneidad y explican al mismo tiempo cómo la riqueza de composiciones, figuras y expresiones que aparecen en estos lienzos constituyen el germen de sus creaciones posteriores, en pinturas de gabinete, dibujos y series de estampas.

Las distintas secciones que componen esta muestra seleccionan asuntos, escenas y composiciones que están presentes en la pintura decorativa de todos los tiempos, especialmente en los ámbitos cortesanos, pero que Goya interpreta según su particular visión del mundo en estos cartones para tapices, pinturas al óleo sobre lienzo que eran los modelos usados por los oficiales de la Real Fábrica de Tapices para tejer estas obras.

La exposición presenta los cartones para tapices de Goya, así como las obras del resto de los artistas representados, de un modo radicalmente distinto al habitual en la colección permanente en la que se muestran siguiendo el orden cronológico de las series y los ámbitos para los que fueron destinadas.

La estructura ahora consta de ocho secciones temáticas que revelan al público algunos aspectos técnicos de estas obras y ponen de manifiesto varias de las líneas de investigación que se seguirán desarrollando en los próximos años.

La exposición muestra tanto el mundo de su tiempo como los intereses del artista a través de las clases sociales, el mundo infantil, el baile y la música, o la crítica de asuntos contemporáneos, como el matrimonio desigual, unos temas, composiciones y actitudes que se compararán con obras de predecesores como Tiziano, Velázquez o Rubens, pero también con pinturas, esculturas y dibujos de otros artistas que trabajaron para las decoraciones reales en la segunda mitad del siglo XVIII como Francisco y Ramón Bayeu, José del Castillo y Mariano Salvador Maella.

Esta comparación revela el modo distinto en el que Goya recrea la sociedad y la vida de su tiempo según su propia visión de la realidad y de modelos que han quedado cristalizados en el imaginario colectivo de lo español y, sobre todo, de lo madrileño: los majos y las majas, a los que en composiciones como 'La merienda', 'La riña en la venta nueva', 'El cacharrero', 'La vendimia' o 'La nevada'.

RESTAURACIONES RECIENTES

Una de las obras destacadas de esta muestra es 'Cazador cargando su escopeta', sometido a una compleja y completa restauración para separarlo de otro al que estaba unido mediante forración desde 1933.

Las dos obras configuraban una sola escena que puede contemplarse en la muestra a través de una reproducción: la parte izquierda corresponde a un cartón de Matías Téllez, 'Zorro cogido por un cepo', y la derecha, a uno de Goya, Cazador cargando su escopeta, que en ese momento se consideraba de Ramón Bayeu.

Por otro lado, la 'Vista de la ciudad de Zaragoza' de Juan Bautista Martínez del Mazo, tras su reciente restauración, se exhibe en esta muestra con sus dimensiones originales al tapar con un marco de nueva factura las franjas añadidas, probablemente, en el siglo XVIII. Durante el proceso de limpieza la obra ha recuperado su riqueza y variedad cromática, lo que se ha traducido, entre otras cosas, en una lectura mucho más clara de sus relaciones espaciales.

Esta exposición coincide con el proceso de renovación, inscrito en el Programa de Reordenación de Colecciones, que se llevará a cabo en las salas de la segunda planta sur del Museo que albergan las colecciones de tapices de Goya y de pintura española del siglo XVIII.

04/12/2014 19:45 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

De Juan de Flandes a Antonio López

20141203201712-reyes-cuadro-gtres-1-z.jpg

El Palacio Real de Madrid abre sus puertas a la ’Familia de Juan Carlos I’  un retrato firmado por Antonio López que se presenta al público por primera vez en la exposición ’El retrato en la colecciones reales. De Juan de Flandes a Antonio López’. La muestra organizada por Patrimonio Nacional, en colaboración con la Fundación Banco Santander, se puede visitar hasta el 19 de abril de 2015.

La exhibición del trabajo de López, acompañado por otras 113 obras de diversos artistas y épocas, supone “el cierre” de la obra del pintor manchego, tras poner firma y fecha a la obra. En ella Don Juan Carlos I aparece en el centro junto con Doña Sofía a su izquierda y un joven príncipe Felipe, hoy ya rey Felipe VI. A su derecha sus otras dos hijas, Elena y Cristina.

Antonio López ha tardado veinte años en realizar esta obra que tiene unas dimensiones de 3×3,39 metros, la pintura más grande realizada por el artista castellanomanchego.

La muestra, comisariada por Carmen García-Frías y Javier Jordán de Urries, recoge la importancia del género retratístico en las Colecciones Reales, a través de grandes artistas que han inmortalizado a los monarcas y a sus familias en los últimos seis siglos. Estas extraordinarias obras forman parte, casi en su totalidad, de los fondos de Patrimonio Nacional.

Evolución de la monarquía

La muestra, estructurada en dos grandes secciones que se corresponden con las dos dinastías que han reinado en España, Casa de Austria y Casa de Borbón, hace un recorrido por la evolución de la imagen de los monarcas españoles con un orden cronológico, del siglo XV al XXI, a lo largo de doce salas.

La primera sección, comienza con los antecedentes de la dinastía Habsburgo en España, la muestra se abre con la imagen de la Reina Isabel la Católica, realizada por Juan de Flandes. De los inicios de la Casa de Austria se pueden ver los grandes retratos oficiales de Carlos V, de Jakob Seisenegger. No faltan tampoco los grandes maestros del barroco español como Velázquez o Ribera.

En la segunda sección dedicada a la Casa de Borbón desde el siglo XVIII hasta el presente, se realiza un repaso pictórico por los distintos reinados de la dinastía con obras de, entre otros, Louis-Michel van Loo, Anton Raphael Mengs, Francisco de Goya o Joaquín Sorolla, hasta llegar al reinado de Juan Carlos I con El Príncipe de ensueño de Salvador Dalí y el Retrato de la familia de Juan Carlos I pintado por Antonio López, que se presenta al público con motivo de esta exposición.

Retratos reales

El mecenazgo y coleccionismo de la Corona ha influido en la evolución del género del retrato gracias a que gran parte de los artistas más importantes de cada reinado han sido grandes retratistas de la Monarquía Española, por lo que las grandes obras de estos excelentes pintores forman parte de los fondos de Patrimonio Nacional.

La exposición muestra la evolución del retrato desde comienzos del siglo XVI. El prototipo retratístico se configuró en torno a 1550 con las imágenes realizadas por Tiziano y Antonio Moro para la Casa de Austria española, en la que se conciliaba la captación mimética de la realidad con la correcta representación de la idea de majestad requerida para este tipo de retrato.

En las primeras décadas del siglo XVII el retrato cortesano español muestra una continuidad estilística, aunque se produce un proceso de renovación desde el punto de vista formal y técnico. Pero el verdadero cambio viene de la mano de Velázquez, que llega a la corte en 1623. Con la llegada de la Casa de Borbón a España llegan los retratistas franceses y con ellos la teatralidad. A partir de este momento se muestra un variado repertorio de retratos de destacados artistas, como son Goya, Sorolla o Dalí, que realiza El príncipe de ensueño.

- See more at: http://www.hoyesarte.com/evento/2014/12/el-retrato-en-las-colecciones-reales-de-juan-de-flandes-a-antonio-lopez/#sthash.4kScBnNb.dpuf

El Palacio Real de Madrid abre sus puertas a la ’Familia de Juan Carlos I’  un retrato firmado por Antonio López que se presenta al público por primera vez en la exposición ’El retrato en la colecciones reales. De Juan de Flandes a Antonio López’. La muestra organizada por Patrimonio Nacional, en colaboración con la Fundación Banco Santander, se puede visitar hasta el 19 de abril de 2015.

La exhibición del trabajo de López, acompañado por otras 113 obras de diversos artistas y épocas, supone “el cierre” de la obra del pintor manchego, tras poner firma y fecha a la obra. En ella Don Juan Carlos I aparece en el centro junto con Doña Sofía a su izquierda y un joven príncipe Felipe, hoy ya rey Felipe VI. A su derecha sus otras dos hijas, Elena y Cristina.

Antonio López ha tardado veinte años en realizar esta obra que tiene unas dimensiones de 3×3,39 metros, la pintura más grande realizada por el artista castellanomanchego.

- See more at: http://www.hoyesarte.com/evento/2014/12/el-retrato-en-las-colecciones-reales-de-juan-de-flandes-a-antonio-lopez/#sthash.4kScBnNb.dpuf

El Palacio Real de Madrid abre sus puertas a la ’Familia de Juan Carlos I’  un retrato firmado por Antonio López que se presenta al público por primera vez en la exposición ’El retrato en la colecciones reales. De Juan de Flandes a Antonio López’. La muestra organizada por Patrimonio Nacional, en colaboración con la Fundación Banco Santander, se puede visitar hasta el 19 de abril de 2015.

La exhibición del trabajo de López, acompañado por otras 113 obras de diversos artistas y épocas, supone “el cierre” de la obra del pintor manchego, tras poner firma y fecha a la obra. En ella Don Juan Carlos I aparece en el centro junto con Doña Sofía a su izquierda y un joven príncipe Felipe, hoy ya rey Felipe VI. A su derecha sus otras dos hijas, Elena y Cristina.

Antonio López ha tardado veinte años en realizar esta obra que tiene unas dimensiones de 3×3,39 metros, la pintura más grande realizada por el artista castellanomanchego.

- See more at: http://www.hoyesarte.com/evento/2014/12/el-retrato-en-las-colecciones-reales-de-juan-de-flandes-a-antonio-lopez/#sthash.4kScBnNb.dpuf

El Palacio Real de Madrid abre sus puertas a la ’Familia de Juan Carlos I’  un retrato firmado por Antonio López que se presenta al público por primera vez en la exposición ’El retrato en la colecciones reales. De Juan de Flandes a Antonio López’. La muestra organizada por Patrimonio Nacional, en colaboración con la Fundación Banco Santander, se puede visitar hasta el 19 de abril de 2015.

La exhibición del trabajo de López, acompañado por otras 113 obras de diversos artistas y épocas, supone “el cierre” de la obra del pintor manchego, tras poner firma y fecha a la obra. En ella Don Juan Carlos I aparece en el centro junto con Doña Sofía a su izquierda y un joven príncipe Felipe, hoy ya rey Felipe VI. A su derecha sus otras dos hijas, Elena y Cristina.

Antonio López ha tardado veinte años en realizar esta obra que tiene unas dimensiones de 3×3,39 metros, la pintura más grande realizada por el artista castellanomanchego.

- See more at: http://www.hoyesarte.com/evento/2014/12/el-retrato-en-las-colecciones-reales-de-juan-de-flandes-a-antonio-lopez/#sthash.4kScBnNb.dpuf

"Hemos sido privilegiados testigos de la fase final del proceso creativo de este trabajo, fundamentalmente la introduccion de una fuerza de luz que entra por la parte izquierda del cuadro". Este es el capítulo que ha cerrado las dos décadas que ha invertido Antonio López frente al retrato de la familia de Juan Carlos I, que por primera vez ha sido presentado al público. Así lo relata el presidente de Patrimonio Nacional, José Rodríguez-Spiteri, en la presentación este miércoles de la muestra El retrato en las colecciones reales. De Juan Flandes a Antonio López, en el Palacio Real:

"Una tarde, Antonio se dio cuenta que el efecto de la puesta de sol sobre uno de los focos que ilumina a fachada del palacio tenía un efecto de reverberación extraordinario. Luego anotó en un margen del cuadro el mes y la hora exacta a la que se producía este efecto, ’septiembre 13:48’"

Ese rayo de luz no solo culmina 20 años de trabajo. Además es el botón exquisito tras el que brillan cinco siglos de pintura magistral en los retratos que los mejores artistas realizaron para la corte española. Una colección que el rey Juan Carlos y la reina Sofía inauguran este miércoles y que podrá visitarse desde el 4 de diciembre al 19 de abril.

Dos décadas y 50 millones

El retrato, que costó 50 millones de las antiguas pesetas, "se acabó y firmó por el artista manchego hace 15 ó 20 días y lo fechó ’1994-2014’, dejando bien claro que había tardado 20 años en elaborarlo", ha afirmado Rodríguez-Spiteri, quien ha ofrecido al pintor "que si quiere seguir trabajando en el estudio puede continuar ocupándolo".

El Retrato de la Familia Real "no corría prisa" para su autor, ha dicho Antonio López en declaraciones a Efe. "Es un cuadro más", ha añadido, confesando que "si he hecho 300 ó 400 obras, esta es una de ellas; a lo mejor la que tiene unas características específicas más apartadas de todo lo demás, para bien o para mal".

Un artista a quien la presión pública no le ha llevado a acelerar el proceso de creación de un cuadro que guarda sus propias anécdotas, como ha comentado en la presentación el presidente de Patrimonio: "En un encuentro con el pintor Pablo Palazuelo, este dijo al pintor ’Antonio, ni se te ocurra acabarlo, este es uno de los cuadros que no se deben acabar jamás’”. Rodríguez-Spiteri también ha sido testigo de esta minuciosidad en lo que se denominan: “Yo, en un momento determinado he visto tres cabezas del príncipe de Asturias”, es lo que se denominan "arrepentimientos" y delatan una parte del proceso creativo.

Y reconoce que ha merecido la pena conceder al maestro los meses, años y finalmente décadas de gestación que han culminado en este "parto" tan celebrado: “En Patrimonio hemos sido generosos con Antonio. Es imposible presionar a un artista.”

Cómo eran, cómo éramos

Cuando acabe la exposición, la obra pasará al salón de alabarderos donde los visitantes podrán contemplarla. El lienzo tiene unas dimensiones de 3x3,39 metros y en él aparece centrado Don Juan Carlos con Doña Sofía a su izquierda y formando un poco de curva, un jovencísimo Príncipe Felipe, hoy convertido en el Rey Felipe VI. En el otro extremo, junto a su padre, las Infantas Elena -a la que el Rey Juan Carlos abraza por el hombro- y Cristina, esta última sujetando una flor en su mano.

"El Rey Felipe ha visto el cuadro terminado", ha añadido el presidente de Patrimonio, quien por su relación personal con el pintor ha seguido muy de cerca la elaboración de la obra. "Creo que ha quedado muy impresionado, de pronto ha sido encontrarse con uno mismo como era hace 20 años".

"20 años no es nada", opina el propio autor. Una afirmación que cobra sentido en el contexto histórico y pictórico en el que su obra ve la luz: Austrias, Borbones, siglos de poder absolutorealismo sin fisuras, y como paradoja, el colofón de la democracia apoyado en el surrealismo de Dalí: "Teníamos la familia de Carlos IV y ahora tenemos también la familia de Juan Carlos I, que obedece a un momento histórico. Situada enfrente, se encuentra una obra muy singular de Salvador Dalí que nos presenta ese período de la Transición democrática", explica uno de los comisarios, Javier Jordán, haciendo referencia al retrato El Príncipe de ensueño, que comparte sala con la obra de López.

2 décadas y 500 años para pintar una familia real

La exposición la integran un total de 114 obras que pretenden reflejar una visión del retrato de corte en España, desde tiempos de la Casa de Austria a los de la Casa de Borbón, del siglo XV al XXI, a través del trabajo de artistas como Roger van der Weyden, Juan de Flandes, Antonio Moro, Velázquez, Ribera, Rubens, Coello, Goya, Sorolla, Dalí y el mismo Antonio López.

"El retrato más antiguo que tiene la colección es uno anterior a Isabel la Católica del duque de Borgoña firmado hacia 1450 por Roger van der Weiden", explica a RTVE.es Carmen Frías, también comisaria de la exposición, y añade que el retrato de la reina que conquistó Granada "es el más fidedigno y más conocido".

El retrato de Antonio López es la última hoja de un árbol genealógico pintado sobre lienzo a lo largo de cinco siglos. en el que "la veracidad, la vera efigie es lo que han tratado de captar todos los pintores de corte a lo largo de la historia. Las poses y la dirección en la que se han de disponer los retratos se marcan a partir del siglo XVI y a partir de ahí tendrán una evolución", comenta Frías, y detalla que "con Velázquez se produce un cambio a la hora de caracterizar el alma de los personajes, y sus pautas marcarán el retrato a lo largo del siglo XVII".

El público tendrá además la oportunidad de contemplar piezas desconocidas como "un Felipe III de Pantoja que se encontraba situado en una zona no visitable del palacio", apunta Rodríguez-Spiteri. La "única miniatura firmada por Velázquez" que representa al Conde Duque de Olivares, también está a la vista de los visitantes, y una peculiar imagen de Carlos IV de espaldas firmada por Bauzil en 1818, un "caso único" según el comisario Javier Jordán.

El retrato en las colecciones reales, no solo es la reunión de obras, pintura, escultura, sino la recuperación de las mismas en un proceso en el que "las salas de exposición han permanecido convertidas en talleres de restauración", aclaran los responsables. Patrimonio Nacional ha desarrollado para la ocasión un microsite y aplicaciones móviles desde la que los interesados "podrán ver todas las obras de la exposición", ha afirmado Alicia Pastor, gerente del consejo de administración del Patrimonio.

La Guardia Real ha celebrado este miércoles el XX aniversario de la recuperación del tradicional Relevo Solemne en el Palacio Real que -desde que dejara de tener lugar en 1931- no había retornado a la agenda de las tropas que prestan servicio en la Casa de Su Majestad el Rey hasta el 23 de noviembre de 1994.

Presidió el impulso de los cuadros de mando de aquel tiempo la voluntad de dar continuidad a los relevos diarios de la guardia que habían tenido lugar en el Palacio Real de Madrid durante el siglo XIX y hasta la época de Alfonso XIII. Para ello la Guardia Real contó con la colaboración de diversos expertos militares y civiles de reconocido prestigio.
 
Para conmemorar esta efeméride, la Guardia Real ha ofrecido un acto que conserva intacta su estructura fundamental, pero engrandecido por un preludio de características especiales. Así, antes del inicio del relevo, la Unidad de Música ofreció un pasacalle por las inmediaciones de la Plaza de Oriente, y, a continuación, ya en la Plaza de la Armería del Palacio Real, la Guardia Real mostró un compendio de todas las destrezas que se realizan, alternativamente a lo largo de los meses -con anterioridad a cada relevo- y que, en este caso, se desarrolló de manera conjunta.
El Escuadrón de Escolta Real realizó diversas evoluciones con sus caballos de pura raza española. La Batería Real recreó una entrada en posición y ejecutó una salva pirotécnica. La sección de movimientos floreados del Grupo de Honores, por su parte, llevó a cabo una exhibición de destrezas con fusilería, mientras que la Unidad de Música desarrolló evoluciones de diversa naturaleza mientras toca diversas piezas.
 
A esta ceremonia, celebrada al mediodía en la Plaza de la Armería del Palacio Real, asistir decenas de ciudadanos, que admiraron y aplaudieron el desarrollo de Relevo Solemne de la Guardia Real. A su finalización la Unidad de Música amenizó a los asistentes con un concierto junto a la Puerta del Príncipe del Palacio Real.

Horarios

  • Invierno (octubre a marzo). Todos los días: 10:00 - 18:00
  • Verano (abril a septiembre). Todos los días: 10:00 - 20:00
  • Cierre taquillas y acceso a Palacio una hora antes

Días de cierre 2014

  • 1 de mayo: cerrado en jornada completa
  • 24 de diciembre: cerrado a partir de las 15:00
  • 25 de diciembre: cerrado en jornada completa
  • 31 de diciembre: cerrado a partir de las 15:00
  • Además de los cierres ya previstos, puede haber cierres adicionales motivados también por la celebración de actos oficiales

Precios

Del 4 de diciembre de 2014 al 19 abril de 2015 el precio de las entradas se incrementará en 1 euro al incluir el acceso a la exposición "El Retrato en las colecciones Reales. De Juan de Flandes a Antonio López".

Tarifa individual

Tarifa Básica 10 €
  • Visitantes que no puedan beneficiarse de la tarifa reducida o gratuita.
Tarifa Reducida 5 €
  • Miembros individuales de familias numerosas con acreditación de Libro de Familia o equivalente de la U.E. y Países Iberoamericanos o portadores de permiso de residencia o de trabajo de dichas nacionalidades.
  • Ciudadanos entre 5 y 16 años. Acreditación mediante carné identidad o pasaporte de 14 a 16 años.
  • Mayores de 65 años de los Estados miembros de la Unión Europea o de países iberoamericanos. Mediante carné de identidad, pasaporte, carné de conducir, permiso de trabajo o residencia.
  • Estudiantes titulares de acreditación hasta los 25 años con carné actualizado de estudiante nacional o internacional.

Acceso gratuito 0 €

  • Menores de 5 años
  • 18 de mayo, día Internacional de los Museos.
  • Familias numerosas con acreditación de Libro de Familia o equivalente de la U.E. y Países Iberoamericanos portadores de permiso de residencia o de trabajo de dichas nacionalidades.
  • Miembros del ICOM (Consejo Internacional de Museos), mediante carné acreditativo de dicho Organismo.
  • Guías Oficiales de Turismo con carné de Guía Oficial de Turismo.
  • Profesores en visita individual con carné de docente.
  • Personas con discapacidad portadoras de acreditación.
  • Personas en situación legal de desempleo que acrediten esta circunstancia, mediante Tarjeta de Demanda de Empleo o documento equivalente, expedido por Órgano competente.
  • De lunes a jueves de 16 a 18 h. (octubre a marzo) y de 18 a 20 h. (abril a septiembre), entrada gratuita para ciudadanos de la Unión Europea, residentes y portadores permiso de trabajo en dicho ámbito y ciudadanos iberoamericanos, previa acreditación de nacionalidad (carta de identidad nacional, pasaporte o carné de conducir) o permiso residencia o trabajo. La oferta de gratuidad se limitará a la visita libre. Durante este horario no se permitirá la visita de grupos guiados.
03/12/2014 20:17 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

«Juan Prim y Prats, de soldado a Presidente»

20141129181758-1360612531229.jpg

El seis de Diciembre de 2014 se cumple el doscientos aniversario del nacimiento de D. Juan Prim y Prats, uno de los personajes públicos más influyentes del siglo XIX en España. El Museo del Ejército no podía quedar ajeno a la conmemoración de ésta efemérides relacionada con el prestigioso y heroico militar español. Es por ello que la Dirección del Centro propuso a su Real Patronato, y éste aprobó, incluir entre las exposiciones temporales programadas para el año 2014 una sobre el General Prim
Así nació la exposición “Juan Prim y Prats, de soldado a Presidente”.

La exposición «Juan Prim y Prats, de soldado a Presidente» recorre 56 años de la historia de España, «una época en la que el país busca su identidad política y los españoles empiezan a hacer experimentos hasta llegar a la democracia», según ha explicado el comisario de la muestra, el coronel José Federico Fernández del Barrio. El Museo del Ejército conmemora así el II centenario del nacimiento de Juan Prim, uno de los personajes más influyentes del siglo XIX en España.

Estructurada en cinco bloques que van desde 1814 (año en que nació en Reus, hasta 1870 cuando fue asesinado en Madrid), cuenta con más de 700 fondos de otras instituciones como el Congreso de los Diputados, la Biblioteca Nacional, el Museo de Historia de Barcelona, el Museo Naval y la Casa de la Moneda, entre otras.

Se trata de una exposición muy didáctica, «montada para quien no sepa nada de este período del siglo XIX, con mensajes muy cortos y simples», destacó el coronel Del Barrio, pensando en los 130.000 visitantes que prevé recibir el Museo del Ejército hasta el 12 de abril de 2015, fecha de su clausura.

La exposición tiene un notable interés para los expertos, en particular por los documentos históricos que muestra, algunos inéditos y otros desconocidos.

Uno de ellos es la carta, hasta ahora inédita, que remitió el médico que atendió a Prim, el doctor Cesáreo Fernández Losada, tras su atentado en la calle Turco, en la que describe con detalle las heridas que presentaba el presidente del Gobierno y cómo le atendió. La misiva la remitió Fernández Losada a su amigo Antonio Romero Ortiz, que fue ministro de Justicia en el Gobierno de Prim, cinco años después de la muerte, y avala la muerte de Prim por la infección de las heridas del atentado.

Así, el médico escribe que una de las siete balas que Prim recibió en el hombro estaba «mañosamente envuelta en algodón», lo que pudo originar la infección a causa de la cual falleció.

También forman parte de la muestra tres trozos de proyectiles extraídos del cuerpo de Prim, cinco banderas que acaban de ser restauradas por la Fundación Banco Santander (entre ellas, la del Batallón del Regimiento Córdoba 10 que enarboló Prim en la Batalla de los Castillejos o las capturadas en la batalla de Tetuán), armamento, espadas de personajes históricos del momento, libros y atlas y otros documentos, uniformes, pinturas, miniaturas.

Otros ejemplos son un abanico de Emilia Pardo Bazán, en el que se representa a Prim en la Batalla de los Castillejos, y escopetas con las que Prim y sus amigos, entre ellos Sagasta, disfrutaban de la caza en su finca de los Montes de Toledo, en Retuerta del Bullaque (Ciudad Real).

También puede verse en la exposición un órgano ametrallador carlista (antecedente de la ametralladora), las condecoraciones de Prim en la I Guerra Carlista o el acta original de su nombramiento como diputado por Tarragona y el atestado de un conflicto que tuvo cuando el militar y político la emprendió a bastonazos con un periodista de la revista Fray Gerundio.

La caja en la que se guardaba la Constitución de 1869 y actas del Gobierno provisional, así como las primeras pesetas acuñadas son otras de las piezas que integran la exposición. También la levita y el gabán agujereados por las balas que mataron a Prim y las notas y apuntes que llevaba en sus bolsillos el día del atentado, cuando se debatió en el Congreso el presupuesto de la Corona.

Otro documento curioso es el acta original en el que Amadeo de Saboya acepta reinar en España. El jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra, el general Jaime Domínguez Buj afirmó durante la inaiguración de la muestra que era interés del Ejército difundir la figura de Prim, que fue «un referente en la historia de España que es bueno que conozcamos», y el director del Museo, el general Juan Valentín-Gamazo, añadió que la muestra recorre «56 años de la tumultuosa España del siglo XIX»

29/11/2014 18:17 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

La exposición 'A su imagen. Arte, cultura y religión'

20141128213536-doctores-de-la-iglesia-san-isidoro-de-sevilla-murillo-1655-.jpg

El centro cultural Fernán Gómez acoge hasta el 12 de abril la exposición 'A su imagen. Arte, cultura y religión' con una selección de obras procedentes de 22 diócesis y de colecciones públicas y privadas.

La exposición 'A Su imagen. Arte, cultura y religión' podrá disfrutarse hasta el 12 de abril de 2015 y recoge algunos hitos de la historia sagrada y de la historia de la Iglesia, que forman parte de la historia de Occidente y de las referencias básicas de su cultura, ha informado el Ayuntamiento en un comunicado.

La Reina Doña Sofía ha inaugurado esta muestra, acompañada por la alcaldesa de Madrid, Ana Botella; el comisario de la exposición, Isidro Bango; Juan Miguel Villar Mir, presidente del comité organizador de la exposición, y José Tono Martínez, director del Fernán Gómez. Centro Cultural de la Villa.

Las obras de la exposición reflejan la multitud de estilos con los que la Iglesia ha representado su mensaje y la capacidad que tiene el arte para humanizar y para narrar una historia que sigue siendo sugerente en la actualidad.

Todas ellas evocan hechos que pueden ayudar al hombre de hoy -tanto por su mensaje como por su gran calidad y belleza- a conocer una parte de su historia y de sus referencias culturales.

OBRAS DE GRAN VALOR ARTÍSTICO

El público podrá seguir un relato a través de más de cien obras de grandes maestros, como son Diego Velázquez, Francisco de Goya, Bartolomé Esteban Murillo, Francisco Zurbarán, El Greco, Pedro Pablo Rubens, Lucas Cranach, Tintoretto, Alonso Cano, José de Ribera, Gregorio Fernández o Pedro Berruguete, entre otros, y de piezas de orfebrería, tapices o códices, que la convierten una exposición única y diferente.

'A su imagen. Arte, cultura y religión' está estructura en siete partes: Creación, Antiguo y Nuevo Testamento, la Iglesia de Pedro y Pablo, Padres de la Iglesia y Juicio Final.

La muestra cuenta con catorce salas dedicadas a la creación, la Biblia, el Génesis, profetas y sibilas, jóvenes y mujeres fuertes, reyes, testigos y mensajeros, la Virgen, infancia del Mesías, muerte y resurrección de Cristo, Iglesia de Pedro y Pablo, padres y doctores, Apocalipsis y Juicio Final.

Es precisamente, en la última parte de la exposición, donde se podrá ver el tríptico de Vrancke van der Sotck, realizado para el Ayuntamiento de Valencia (1494). Las tablas estaban dispersas en diversas instituciones y se han conseguido reunir excepcionalmente para esta exposición.

TALLERES FAMILIARES Y EDUCATIVOS

Con el objetivo de tener una visión complementaria de lo expuesto, se ha recurrido a medios audiovisuales que permiten, en algunos casos, establecer un diálogo interactivo individualizado del espectador con la obra de arte.

En la exposición también se llevarán a cabo talleres para grupos escolares y habrá programas didácticos en los que se acompañará a los niños y a los adultos en un juego de exploración, que requerirá de las habilidades de todos los miembros de la familia.

OBRAS DE PROCEDENCIA MUY DIVERSA

El comisario de la muestra es Isidro G. Bango Torviso, catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid, autor de una veintena de libros y comisario de exposiciones patrocinadas por el Estado, la Iglesia y entidades privadas, como 'Maravillas de la España Medieval' (San Isidoro de León), 'Remembering Sepharad' (Washington National Cathedral),' La Edad de un Reino. Las encrucijadas de la Corona' y la 'Diócesis de Pamplona' (Pamplona), entre otras.

"La importancia de la muestra queda subrayada no solo por la calidad de las obras expuestas, en su mayoría obras importantes de artistas reconocidos, sino por su variada procedencia. Entre los prestadores se encuentran grandes museos, como el Museo Nacional de Prado, Patrimonio Nacional, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, el Museo Nacional de Escultura de Valladolid, el Museo de Bellas Artes de Bilbao, el Museo Histórico de Valencia, el Museu Nacional d'Art de Catalunya o el Museu Episcopal de Vic; catedrales, como las de Madrid, Granada, Sevilla, Burgos, Valencia o Mallorca; numerosas iglesias, conventos y monasterios, así como importantes colecciones y coleccionistas particulares: Colección BBVA, Colección Banco Santander o el Fondo Cultural Villar Mir", ha señalado el comisario.

UNA EXPOSICIÓN ÚNICA

El Ayuntamiento ha indicado que "hasta ahora no se había reunido en Madrid un conjunto tan completo de tema sacro, de tanta calidad, de procedencia tan diversa y con obras que abarcan tan amplio período de tiempo".

La exposición es una iniciativa de la Fundación Madrid Vivo, que ha creado a tal efecto un grupo presidido por don Juan Miguel Villar Mir. Cuenta con los auspicios de la Conferencia Episcopal Española y de la Archidiócesis de Madrid, y la colaboración del Ayuntamiento de Madrid.

El apocalipsis, el juicio final de los mortales ante Dios y la Creación con Adán y Eva y su expulsión del paraíso. O lo que es lo mismo, final y principio de la biblia reflejados en obras maestras de la pintura, pero también de la escultura. Lo podemos ver en A su Imagen. Arte, cultura y religión, una exposición de la Fundación Madrid Vivo en el Centro Cultural Fernán Gómez de Madrid.

La muestra consigue reunir en Madrid obras religiosas del siglo X hasta el XX. Los bustos de Adán y Eva de Alonso Cano dan la bienvenida a la exposición. Son algunos de los rostros agradables que siguen el canon de belleza de la época (siglo XVII). Durante la visita, los principales relatos bíblicos reflejan la gran paleta de sentimientos por los que se mueve el hombre, según la biblia. Es la visión de los grandes maestros de la pintura de los relatos cristianos. Vemos así la venida del Espíritu Santo en Pentecostés de Pedro de Campaña. Esta obra renacentista es, según Isidro Bango, comisario de la exposición, una de las obras maestras que se puede ver. A esta se suman La oración del huerto de Goya o el David y Goliat de Michiel Coxcie.

Uno de los objetivos que busca la muestra, según Isidro Bango, es “que los visitantes se den cuenta de donde proceden muchos de los grandes tópicos de nuestra cultura, fundamentados en la cristiana, occidental y romana”.

Estamos delante de una colección artística religiosa, sin duda. Sin embargo, los responsables de la misma insisten en que está dirigida a cristianos y ateos: “Mi intención no es hacer una obra de catequesis. Ustedes verán aquí aspectos de la teología que han sido, a lo largo de la historia, interpretados de maneras distintas”, apunta. Según Bango, la gente no es consciente de que casi todos los actos que realizamos todos los días dependen de la actuación religiosa de más de 20 siglos de existencia.

 

Pinturas, tapices y esculturas

¿Cómo imaginaban los grandes artistas a Cristo y a los santos? Vemos como trasladaban los textos bíblicos y sus relatos al arte plástico. Ejemplos de ello son San Mateo de Pedro Berrugete (1470) o las expresivas esculturas de Gregorio Fernández. La muestra combina grandes piezas escultóricas como los Arcángeles san Gabriel y san Rafael. “Estas obras son comparables con el David de Miguel Ángel, pocas obras españolas aguantan la comparación”, asegura Bango.

Se exhiben también piezas como la Biblia de Gutenberg del siglo XV que busca competir con las completas y decoradas ilustraciones de los manuscritos religiosos. Otra obra que llama la atención es el relieve de la Lamentación sobre Cristo muerto (1550). Abruma el detallismo que los autores consiguen recrear a partir del único material del que está hecha la obra; la madera.

Obras cedidas

La Fundación Madrid Vivo ha querido contar con el apoyo de patrocinadores  como entidades bancarias y grandes multinacionales. Las obras que han viajado de muchos puntos de España reünen una insólita visión de la historia del arte español de temática religiosa.

Algunas obras han sido cedidas por 22 diócesis españolas, otras proceden de colecciones públicas y privadas.  “Gracias a eso, el presupuesto total de gastos como el transporte o el montaje de la exposición es de algo menos de 2 millones de euros”, explica Juan Miguel Villar Mir, uno de los empresarios impulsores de este proyecto. Asegura convencido que con la donación de las obras y el papel de los patrocinadores “estamos haciendo un servicio a la sociedad española, a creyentes y a no creyentes”.

Algunas de las piezas viajan por primera vez de su procedencia original a Madrid. Considera Bango la exhibición de la Tentación de Santo Tomás (1632) de Velázquez un logro: “Conseguimos disputarle la pieza al Museo Louvre de París”, celebra el comisario.

28/11/2014 21:35 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Flashmob

 

25/11/2014 17:43 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Blas de Lezo, el heroico marino español

20141117185650-20141117133000-b2muafwiaaezmv6.jpg

El 15 de noviembre el emérito Rey de España, SM Juan Carlos I,  inauguró en la madrileña plaza de Colón el monumento dedicado al teniente general Blas de Lezo, el heroico marino español del siglo XVIII nacido en Pasajes (Guipúzcoa). Un auténtico héroe de España, apodado Medio hombre  porque se quedó cojo, tuerto y manco por sus múltiples heridas en combate, y que murió invicto tras múltiples batallas.

Pero si por una gesta destaca el marino es por la protagonizada en la defensa de la ciudad de Cartagena de Indias (Colombia), frente a una poderosa flota y fuerza de desembarco británica en 1741. Tal y como destacó durante la inauguración el embajador de Colombia en España, Fernando Carrillo Flórez, Blas de Lezo tuvo como “gran mérito el no amedrentarse por la superioridad numérica” de los británicos. Así mismo el diplomático, durante su intervención en el acto, destacó la participación en la batalla de los indígenas de la zona.

En total unos 600 arqueros, integrados en la exigua fuerza del marino español compuesta por 2.830 defensores, apoyados por cinco navíos de la Armada, que hizo frente a una fuerza de 180 navíos de la Royal Navy y 25.000 hombres. Los arcos y flechas que utilizaban los milicianos cartageneros estaban a años luz del armamento usado por los británicos, pero su habilidad y conocimiento del terreno fue una pesadilla para la fuerza de desembarco que proyectó el almirante inglés Vernon contra la ciudad caribeña.  Una acción conjunta de los defensores españoles y colombianos, que como afirmó Carrillo: “cambió la historia de Colombia, de Iberoamérica y de España”.     

Esta estatua constituye una reparación muy tardía de esta heroico marino por parte de España, que solo en los últimos años  ha reivindicado la figura de Lezo, lo que contrasta con aptitudes como la de Reino Unido, que muy poco después de su muerte alzó la estatua de su héroe naval, el almirante Nelson, en el centro de Londres. Mientras al otro lado del Atlántico, al marino español se le considera en Colombia un héroe nacional, y su estatua, situada frente al cartagenero Castillo de Santa Catalina, lleva muchos años alzada y es uno de los símbolos de la ciudad caribeña.

Recordar que la desproporción de fuerzas en Cartagena de Indias era de tal naturaleza que el almirante inglés, Vernon, estaba tan seguro de su victoria que mandó acuñar unas monedas en las que aparecía de Lezo de rodillas ante el británico. Desgraciadamente para el británico y su poderosa  fuerza el intento de invasión de la ciudad se saldó con una aplastante victoria española. El Reino Unido trató de ocultar el desastre como si fuera un episodio marginal, y apenas se menciona en sus libros de historia esta derrota.

De Lezo murió meses después de aquella gesta, en septiembre de 1741, a consecuencia de la peste provocada por los cuerpos insepultos, en su mayoría británicos. Además sin otorgarle los honores que le correspondían, tras sufrir las intrigas palaciegas durante las cuales el envidioso Virrey acusó a de Lezo de haber desobedecido sus órdenes durante la defensa de la plaza.    

Jaime Muñoz Delgado, almirante jefe del Estado Mayor de la Armada; Íñigo Paredes,  presidente de la Asociación pro Monumento a Blas de Lezo; y Ana Botella, la alcaldesa de Madrid, se cerró con un breve acto militar protagonizado por parte de una compañía mixta integrada por dos secciones de Infantería de Marina y una de Marinería.
Texto y fotografías: Julio Maíz Sanz.

17/11/2014 13:30 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Ahora o nunca

20141111135926-espana-se-rompe.jpg

Frecuentemente, y desde que el presidente Mas convocó el 9 de noviembre, el presidente Rajoy se negó a responder a la pregunta: «Qué hará usted si el presidente Mas decide sacar las urnas a la calle.» Yo, como otros cientos, también se lo pregunté un mediodía en La Moncloa. Su respuesta parecía sincera y cerraba casi por completo la posibilidad de la repregunta. Su respuesta era: «No me cabe en la cabeza que el presidente Mas no cumpla la ley».

Pues ya le cabe.

Durante este aciago domingo español el presidente Rajoy ha debido de sufrir una terminante ampliación de cabeza. Su homólogo catalán no sólo ha incumplido la sentencia y la instrucción del Tribunal Constitucional sino que no ha disimulado el alarde. Que la Fiscalía venga a por mí: ése ha sido su tajante mensaje a la ley.

Ningún demócrata debe prestar la más mínima atención a los resultados de la mascarada organizada por la Generalidad de Cataluña y su juego sucio con la democracia. Ningún extremo del 9 de noviembre cumple con las garantías mínimas que la decisión democrática exige. A este inane voto presuntamente independentista todo sigue saliéndole gratis y la mascarada sólo acentúa la espiral de irresponsabilidad y frivolidad en que han caído buena parte de los ciudadanos de Cataluña. Alentados, por cierto, y es descorazonador decirlo desde el oficio, por un periodismo que, prestándole los modos, el léxico y la cobertura de una verdadera operación democrática, se ha erigido en la más potente herramienta legitimadora del simulacro.

La gravedad de este domingo no reside, así, en el desafío independentista sino en el desafío a la ley. En realidad, la independencia sigue sin ser el verdadero objetivo de los nacionalistas. Incluso los más acérrimos militantes de la cruzada saben que la independencia sería un negocio ruinoso, al menos para una generación de catalanes. Detrás de la fantasmal invocación del derecho a decidir no ha habido nunca más que el derecho a mandar. Y desde este punto de vista, el 9 de noviembre ha supuesto un éxito incontestable para el presidente Mas.

La verificada humillación al Estado complacerá, sin duda, al nacionalismo, pero traerá innobles consecuencias a la democracia española. Entre ellas una nueva cota de desafección de una ciudadanía ya muy castigada por la pérdida de confianza entre los ciudadanos y sus representantes. En este sentido, el 9 de noviembre supone una forma de corrupción moral y política del sistema extremadamente dañina. No hay justificación razonable a la posibilidad de que un alto cargo institucional incumpla la ley y pueda seguir ejerciendo su función. Y lo más feo del asunto es que ya no afecta sólo al presidente Mas. Es decir, no sólo afecta al que incumple la Constitución, sino también al que no la hace cumplir, pese a la instrucción de su primordial y solemne juramento.

Las noticias son también malas para la política partidista. La única estrategia visible del presidente Rajoy era la ley y su fracaso es constatable y de largo alcance: entre la desafección generada estará la de muchos votantes y militantes del Partido Popular. Tampoco los partidarios de alguna presunta tercera vía pueden sentirse reconfortados. Es improbable que algún pacto duradero y profundo pueda alcanzarse a partir del quebranto de la ley y de su exhibición jactanciosa. Aunque bien es verdad que en algún sentido puede haber habido un acercamiento: ya parecen ser dos naciones sin Estado las que de tú a tú negocian.

El éxito político del 9-N está en su tratamiento informativo por los medios de Madrid como si hubiese sido un referéndum real. Singularmente perniciosa ha sido la aceptación de las cifras de participación y recuento. En ellas está la esencia de la mascarada. En Manlleu, una mujer sumaba los datos que le daban de viva voz los vocales y luego remitía un sms. Trabajando así es imposible que no se cometieran errores -todos a favor de los organizadores-, cuando no directamente mentiras. Salían gratis: nadie controlaba la veracidad de lo que se enviaba, ni hay posibilidad de revisarla. Tampoco se sabe cómo procesaba el Govern toda esa información que, al parecer, recibía.

Una actuación como la descrita es indefendible desde argumentos de normalidad democrática. Resulta inconcebible que un presidente autonómico promueva una vulneración de derechos de este calibre como instrumento de presión. Sólo sus particulares intereses explican que se haya atrevido a llegar hasta aquí antes que convocar elecciones, que es un método perfectamente legal de medir el mandato secesionista.

No se alcanza que el Gobierno del Estado haya dejado inermes a los ciudadanos ante un atentado como éste. La política debió impedirlo y, si no fue posible, para algo se hace la ley. A su Abogacía correspondía instar incidentes de ejecución de la suspensión del TC y hacerlo a tiempo, sin riesgo de que indeseables intervenciones policiales provocasen altercados de orden público. Dos días después, seguimos esperando respuestas.

11/11/2014 13:59 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

"Las Ánimas de Bernini. Arte en Roma para la Corte española"

20141105235736-6985475w.jpg

Con las esculturas "Anima beata" y "Anima dannata" se inicia el recorrido por la exquisita exposición que el Museo del Prado dedica a mostrar las relaciones que Gian Lorenzo Bernini (Nápoles,1598-Roma,1680) tuvo con España.

"Las Ánimas de Bernini. Arte en Roma para la Corte española" es la primera exposición que se organiza en nuestro país sobre este artista esencial en la historia del arte, protagonista y responsable, junto a Borromini y Pietro da Cortona, de la imagen y construcción de la Roma barroca.

Además de permitir la contemplación de extraordinarias obras creadas para mecenas hispánicos, la muestra plantea por primera vez y de modo monográfico, las complejas relaciones artísticas, culturales, diplomáticas y políticas que Bernini mantuvo con la Monarquía Hispánica durante el siglo XVII.

Delfín Rodríguez, especialista en Bernini y comisario de la exposición, comprobó durante los estudios que ha llevado a cabo durante años que el argumento de la relación de Bernini con la monarquía hispánica no lo tocaba nadie.

"Se consideraba que esta relación había sido marginal y periférica frente a Francia y otras monarquías. Me fui convenciendo de que se trataba de un argumento importantísimo, nuevo y nunca tocado por ningún historiador del arte y que merecía que se hiciese en el Museo del Prado", señaló a Efe el comisario.

Tras conocer que el director del Prado, Miguel Zugaza, quería mostrar en el museo como obras de contexto "Anima beata" y "Anima dannata", que se encuentran en la embajada de España ante la Santa Sede en Roma, Delfín Rodríguez propuso hacer una muestra sobre la relación de Bernini con España a partir ambas obras, "que fueron las primeras encargadas por un prelado español en Roma, y a partir de ahí, relatáramos la historia".

"Anima beata" y "Anima dannata", que se exhiben por primera vez en España, son dos obras "de altísima calidad" realizadas en mármol en 1619 cuando Bernini todavía era un joven escultor, a instancias de Pedro Foix de Montoya.

El relato plateado por el comisario reúne treinta y nueve obras, veintitrés de las cuales pertenecen a Bernini. Esculturas, óleos, estampas y dibujos realizados por el maestro barroco se exhiben junto a dieciséis obras de otros artistas, como Codazzi o Velázquez.

Delfín Rodríguez ha tratado de mostrar los conflictos y juegos de equilibrios políticos resueltos y expresados tantas veces en términos artísticos y arquitectónicos en los que Bernini cumplió un papel tan consciente como decisivo de los intereses cambiantes de sus comitentes.

Escultor, arquitecto, pintor, escenógrafo, autor teatral, diseñador de fiestas y ceremonias religiosas y profanas, creador de fuentes y otros repertorios ornamentales y suntuarios, Bernini recibió encargos tanto de mecenas españoles en Roma como de la propia Monarquía y sus representantes en la ciudad.

Junto a "Anima beata", que se ilumina ante la contemplación de la belleza de la gloria, y "Anima dannata", que condenada expresa el horror de lo infernal, se puede contemplar el busto de Scipione Borghese (1577-1633), tradicionalmente elogiado por el realismo de un rostro que parece comenzar a hablar al contemplarlo.

El Cardenal Scipione Borghese, sobrino de Pablo V, supo reconocer muy tempranamente el talento extraordinario de Bernini, apoyando incondicionalmente su brillante carrera como escultor.

El segundo espacio lo preside el boceto en terracota de una de las obras más representativas de su producción como es "El Éxtasis de Santa Teresa" (1647-1651) creado para la Capilla Cornaro en la iglesia de Santa Maria della Vittoria en Roma.

El boceto en terracota para el grupo escultórico que se puede contemplar en la exposición es un préstamo del Hermitage.

Otro de los encargos que recibió Bernini es el pequeño bronce de la escultura ecuestre de Carlos II (1680), encargo del marqués de Carpio, que también se expone por primera vez en España.

Junto a estas obras se muestran proyectos como el Monumento a Felipe IV de Santa María Maggiore di Roma; dibujos con la representación de canonizaciones como la de Santo Tomás de Villanueva en la basílica de San Pedro (1658); y arquitecturas efímeras como las incluidas en las máquinas pirotécnicas realizadas para celebrar "El nacimiento de la Infanta Margarita" (1651) o las diseñadas para conmemorar "La Paz de Aquisgrán" (1668).

Procedentes del Prado se muestra un Autorretrato de Bernini y un dibujo inédito para una variante de su célebre monumento ecuestre del Emperador Constantino, situado finalmente en la Scala Regia de los Palacios Vaticanos.

La exposición también da a conocer un inédito álbum de dibujos de arquitectura de la Roma barroca, que recoge proyectos casi desconocidos de Bernini como la Capilla Poli, en San Crisogono de Roma.

 

Información sobre la exposición:

Lugar: Museo del Prado.

Fechas: del 6 de noviembre al 8 de febrero.

Horario: de lunes a sábado de 10.00 a 20.00 horas / domingos y festivos de 10.00 a 19.00 horas.

Entrada: 14 euros (incluye la entrada al resto de exposiciones temporales y la colección permanente).

05/11/2014 23:56 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Una historia épica...

 

03/11/2014 20:10 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Museo Carlos de Amberes. Maestros flamencos y holandeses

20141101204124-arqueros2.jpg

Tras más de dos décadas asentada entre la amplia oferta cultural madrileña, la Fundación Carlos de Amberes abre una nueva etapa. Renovarse o morir. Exposiciones, conferencias y cursos universitarios han llenado sus salas en los últimos años. Pero ahora, en un intento por consolidar su actividad en tiempos de crisis y garantizar su continuidad, ha querido constituirse en museo permanente. El Museo Carlos de Amberes se centrará en los maestros flamencos y holandeses de los siglos XVI y XVII. Una colección que se constituye gracias apréstamos a largo plazo de instituciones como el Museo de Bellas Artes de Amberes, el Pradoy Patrimonio Nacional. La única obra que es propiedad de la Fundación -y lo es desde que el maestro la pintara- es «El Martirio de San Andrés», de Rubens.

El Museo de Bellas Artes de Amberes -cerrado por obras hasta 2017- ha prestado el mayor número de obras. Sobresalen lienzos de Rubens, Van Dyck, Jordaens, Cornelis de Vos, Bernard van Orley, David Teniers II… También estará presente Michaelina Wautier, una de las pocas pintoras flamencas. El Museo del Prado cede, por un año prorrogable, diez obras. Son «La infanta Isabel Clara Eugenia en el parque de Mariemont», de Jan Brueghel el Viejo y Joost de Momper II; «Policena Spinola, marquesa de Leganés», de Van Dyck; «Apolo vencedor de Pan», de Jacob Jordaens; «El archiduque Alberto de Austria» y «La infanta Isabel Clara Eugenia», de Rubens y Brueghel el Viejo; «Fiesta de Nuestra Señora del Bosque», de Denis van de Alsloot; «El Pecado Original», «Noé dirige la entrada de los animales en el arca», «La construcción de la Torre de Babel» y «Agar y el ángel», de Frans Francken II. Por su parte, Patrimonio Nacional aporta un tapiz tejido en Flandes en el siglo XVI: «Los funerales del rey Turno».

No faltarán en la programación del nuevo museo pequeñasexposiciones temporales, que contarán con obras «invitadas». Abre plaza una selección de once grabados de desnudos femeninos y masculinos de Rembrandt, cedidos por la Biblioteca Nacional de España y la Fundación Custodia de París. Al ser obras muy frágiles no pueden exponerse permanentemente.

Futuros acuerdos

El exdirector del Prado Fernando Checa, patrono de la Fundación Carlos de Amberes, es asesor científico del proyecto. Explica a ABC que está previsto que en el futuro haya otros importantes acuerdos de préstamos de obras a largo plazo. Así, en los próximos días viajará aBruselas para tratar de cerrar un convenio con los Reales Museos de la ciudad. También está en el punto de mira el Rijksmuseum de Ámsterdam. Insiste Checa en la riqueza y variedad de géneros y temas de la pintura flamenca y holandesa que habrá en las obras que cuelguen en el museo: retratos, paisajes, bodegones, obras mitológicas, religiosas, escenas de género…

No es nuevo, subraya, este modelo de museo sin colección propia. Hay reconocidas instituciones que lo tienen y han funcionado muy bien. Tampoco tendrá un director. De la dirección del museo se ocupará la propia Fundación. ¿Continuarán el Prado y Patrimonio Nacional aportando en el futuro nuevas obras de sus colecciones? «Haymuy buena disposición para ello -responde Checa-. El Prado tiene una excepcional colección de pintura flamenca de los siglos XVI y XVII: unas mil obras. Y Patrimonio Nacional, unos 1.500 tapices hechos en Flandes. Otra pata importante del proyecto son los museos de Amberes y Bruselas. El primero ha cedido para esta primera fase dos Rubens importantísimos. No los tendremos siempre».

Reconoce Fernando Checa que «ha costado bastante» sacar adelante el proyecto, pero que reforzará la ya de por sí importante oferta cultural de la capital. Se han remozado y acondicionado, con las medidas que exige la actividad museística, las antiguas salas de la Fundación. Para los seguros de los préstamos del Prado y el Museo de Bellas Artes de Amberes se ha conseguido la garantía del Estado.

Relación con la Corona

El museo será inaugurado el próximo miércoles por el Rey Felipe VI. Desde la Fundación se valora como un «espaldarazo» al nuevo proyecto. La relación con la Monarquía se remonta a 1609, cuando Felipe III aceptó convertirse en patrono de la institución. Su origen es algo anterior: data de 1594, cuando Carlos de Amberes, natural de esta ciudad, cedió en escritura pública una serie de inmuebles para que sirvieran de albergue a los peregrinos procedentes de las Diecisiete Provincias de los Países Bajos que visitaban la villa de Madrid. Las Leyes Desamortizadoras de 1798, que ordenaron la venta de bienes de hospitales y casas de misericordia, privaron a la Fundación de muchos de sus recursos, iniciándose una crisis que estuvo a punto de extinguir su patrimonio y que culminó con el derrumbamiento en 1848 de la iglesia de San Andrés. La intercesión de la Corona fue clave, y en 1877 la Princesa de Asturias inauguró una nueva Iglesia y Hospital en la calle Claudio Coello, lugar donde se encuentra desde entonces la sede de la Fundación.

En 1992 los Reyes Don Juan Carlos y Doña Sofía, en presencia del Rey de los belgas Balduino I y de la Reina Fabiola, inauguraron la sede rehabilitada y ampliada, transformándose desde entonces en cultural el carácter asistencial que regía su funcionamiento desde su origen. Desde la institución insisten en que el nuevo museo trata deconsolidar los vínculos europeos que durante estos años han marcado la actividad de la Fundación con exposiciones como «La tregua de los Doce Años» o «La Paz de Utrecht».

Según fuentes de la Fundación, este nuevo proyecto ha contado con elapoyo de la Secretaría de Estado de Cultura, que ha contribuido con subvenciones en 2013 y 2014 para la mejora y adaptación de sus salas para las exposiciones permanentes y para la fase preparatoria del proyecto. También la Comunidad de Madrid ha valorado «la importancia que supone la apertura de un nuevo museo en el centro de Madrid» y se ha comprometido a colaborar en los próximos años. Entre los proyectos futuros está el desarrollo de la Asociación de Amigos de la Fundación Carlos de Amberes.

Información práctica

01/11/2014 20:41 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris