Facebook Twitter Google +1     Admin

FELIZ 2020

01/01/2020 18:07 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Feliz Navidad

28/12/2019 20:28 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

O Holy Night

23/12/2019 10:23 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

NOCHE DE PAZ

21/12/2019 21:54 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Mi burrito Sabanero

14/12/2019 12:01 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Y llegó la Navidad...

29/11/2019 22:01 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

El Museo del Prado celebra su bicentenario con una exposición de Goya

20191118140718-prado-noticia-new.jpg

El Museo del Prado ha presentado este lunes una exposición "única e irrepetible" que reúne más de 300 dibujos de Goya procedentes de las propias colecciones de la pinacoteca y de otras públicas y privadas de todo el mundo. Esta muestra, que se inaugura el día en el que el Prado cumple 200 años este martes 19 de noviembre, permite hacer un recorrido cronológico de la vida de este artista.

La muestra se distribuirá en dos salas. En la primera se podrán observar los inicios de Goya (1771-1778), sus primeros dibujos para grabados, sus trazos en cartas a Martín Zapater o el conocido como Cuaderno de Sanlúcar, el primero de los ocho cuadernos de dibujos que firmó el pintor.

También se expone su colección de 'Los Caprichos' y el Cuaderno de Madrid, que recoge las primeras ideas de esta serie, así como el conjunto de dibujos conocidos como 'Sueños', sus retratos o las series 'Desastres de la guerra' o 'Tauromaquia. En una segunda sala, el Prado expone los 'Tópicos goyescos', el 'Cuaderno de bordes negros', muy próximo al de 'Viejas y brujas' (que también se muestra en esta exposición), 'Disparates' o una selección de dibujos en las que Goya representa la violencia del hombre contra la mujer. También se recogen los últimos trazos que dio en la vejez.

Actividades complementarias 

Tanto el presidente del Patronato del museo, Javier Solana, como el director, Miguel Falomir, ha destacado la contemporaneidad del pintor. "Son dibujos que podría haber sido pintados ayer, ante ayer o hace unos meses y tendrían todo el sentido", ha destacado Solana. Falomir ha señalado, por su parte, la forma en la que esta exposición recoge la violencia bélica, la violencia machista o las pesadillas y sueños del hombre moderno. "Pocos artistas son tan contemporáneos como Goya", ha insistido.

Esta exposición, que lleva por título 'Solo la voluntad me sobra', ha sido posible gracias a la aportación de la Fundación Botín. Su director general, Íñigo Sáenz de Miera, ha destacado la necesidad de la colaboración público privada para conseguir "retos de esta envergadura".

Pero, además, esta muestra cuenta con actividades complementarias, como diálogos entre personalidades de diferentes ámbitos que tratarán temas presentes en los dibujos de Goya. Andrés Rábago 'El roto' y Basilio Baltasar tratarán sobre "la manipulación de las masas y la pérdida de la razón"; Fernando Savater y Gervasio Sánchez sobre "la violencia del ser humano"; Amelia Valcárcel y Ana de Miguel sobre "la violencia contra las mujeres"; y Emilio Lledó y Victoria Camps sobre "la vejez desfavorecida. Estos encuentros se celebrarán a partir del próximo 9 de enero.

Del mismo modo, se celebrará el 27 de noviembre una conferencia sobre la propia muestra, por parte del experto del Museo del Prado José Manuel Matilla; habrá un concierto del Cuarteto Quiroga el 1 de febrero y un taller de 'scrapbooking' para adultos en los meses de enero y febrero. La información sobre estos actos se podrán consultar en la web de la pinacoteca.

18/11/2019 14:07 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

1919-2019. Pasado y presente del Metro de Madrid

20191016093129-rey-metro-k9eh-620x349-abc.jpg

Es primera hora de la tarde, las 15.40, cuando arranca el tren en la estación de Cuatro Caminos. En aquel 17 de octubre de 1919, con el estreno de la primera línea de ferrocarril eléctrico subterráneo, Madrid se sube a un modo de transporte que ya había demostrado su eficacia en otras grandes urbes como Londres, París, Berlín o Nueva York.

El viaje inaugural transporta a una comitiva encabezada por el rey Alfonso XIII y tiene como destino la Puerta del Sol (cuatro kilómetros). Sin embargo, la apertura al público no se produce hasta el 31 de octubre, y la expectación es tal que se forman largas colas que obligan a habilitar durante unos días sólo las estaciones de Sol y Cuatro Caminos hasta que los madrileños se acostumbrasen al nuevo medio de transporte.

Madrid es en 1919 una ciudad de más de 600.000 habitantes que no para de crecer. El casco urbano carece de grandes arterias (la Gran Vía sólo está abierta entre Alcalá y Montera) y la Puerta del Sol, ya ampliada en 1862, se encuentra abarrotada. Allí se centraliza una red de lentos tranvías que hacen lo que pueden con trayectos repletos de curvas violentas y calles estrechas y empinadas. La burguesía se acomoda a las afueras, en los barrios de los ensanches, mientras que las clases trabajadoras nutren los barrios periféricos ubicados más allá. En este contexto, el ingeniero Miguel Otamendi proyecta un ferrocarril subterráneo que comunique la Puerta del Sol con el núcleo de Cuatro Caminos, que en el momento lo componen un puñado de calles a medio camino entre un Chamberí aún semivacío y Tetuán de las Victorias. Su objetivo es dotar a la ciudad de un modo de transporte rápido, económico y regular.

Las obras del primer tramo de la línea norte-sur comienzan el 17 de julio de 1917 y se conviene una duración de dos años y tres meses. «Hacer un túnel de Cuatro Caminos a Sol ayudados por picos y palas y animales para cargar todo el material que se iba sacando no tuvo que ser nada fácil», precisa Javier Otamendi, sobrinonieto del creador del Metro y que ha trabajado en el suburbano desde 1972 a la actualidad.

El crecimiento fue rápido. En 1923 la primera línea ya se ha extendido hasta el Puente de Vallecas y un año después se inaugura la segunda línea, que une la Puerta del Sol con los nuevos barrios de Salamanca y Ventas.

Desde entonces, la evolución es conocida por todos. Los tentáculos de la red se han multiplicado en estos 100 años de vida hasta alcanzar los 289 kilómetros (metro ligero aparte), longitud similar a la distancia entre Madrid y Cáceres. El metro llega hoy a 12 municipios y absorbe más del 40% de la demanda de transporte público de la Comunidad de Madrid, con 657 millones de viajeros en 2018. «Con sus casi 300 kilómetros ponerlo en marcha todos los días supone un gran esfuerzo para los miles de trabajadores que han trabajado allí. El mérito es suyo, de ser los artífices de que no haya dejado de funcionar ni un día en estos cien años», precisa Otamendi.

A pesar de los años, Sol (líneas 1, 2, 3 y Cercanías) se mantiene como la estación más concurrida de toda la red, con casi 71 millones de utilizaciones el año pasado. Las estaciones más alejadas del centro de Madrid tienden a registrar las cifras más bajas de viajeros. Hospital del Henares, ubicada en Coslada y cabecera de la línea 7, es la menos frecuentada de toda la red, con sólo 405.334 pasajeros en 2017.

LA EVOLUCIÓN DEL PARQUE MÓVIL

Los primeros coches que entran en circulación en 1919 son los llamados Cuatro Caminos, construidos en Zaragoza por Carde y Escoriaza (actualmente absorbida por CAF). Estos trenes se mantuvieron en circulación durante 70 años, aunque fueron reformados a finales de los años 50 y principios de los 60. Hasta 1945 se introducen hasta seis modelos más de coches clásicos, todos ellos de gálibo estrecho, que es el instalado en las líneas más antiguas (1, 2, 3, 4, 5 y Ramal).

En 1984 se introducen los coches 2.000, los primeros llamados a reemplazar a los coches clásicos. Estos vehículos aún pueden verse en las líneas 1 y 5, aunque antes circularon por todas las líneas de gálibo estrecho, incluidas la 8 antigua (Fuencarral-Avenida de América), la 10 antes de su remodelación o la 11 en sus primeros años. En 2006 se llevaría a cabo otro relevo en las líneas 2, 3, 4 y Ramal con la adquisición de los coches 3.000.

En 1974 se inaugura el primer tramo de la línea 7 (Avenida de América-Las Musas), la primera de la red con gálibo ancho, que permite interiores más amplios y confortables. Para ella se adquieren los primeros coches 5.000, modelo que aún puede verse en las líneas 6 y 9 (ejemplares de 1982 en adelante). A partir de 2002 se introducen paulatinamente los modelos 7.000, 8.000 y 9.000 para dar servicio a las líneas 6, 7, 8, 9, 10, 11 y 12.

16/10/2019 09:31 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

La Historia de España

06/10/2019 20:29 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

“Fuimos los primeros”: la gesta de Magallanes y Elcano que cambió el mundo

20190919135150-20190919-637044977280482975-10576548-20190919141136.jpg

Desde el título de la exposición los comisarios tenían claro la idea que querían transmitir: la de una hazaña de altura, como ayer comentaron durante la presentación que reivindica a los protagonistas de la gesta, encabezados por Magallanes y Elcano, los dos marinos que hicieron historia, sin olvidar a los marinos que embarcaron. Del portugués a quien desoyeron en un país cuando expuso su deseo de viajar a las islas Molucas, en alguna ocasión incluso arrastrando literalmente a sus hombres, un líder capaz de contagiar su entusiasmo, al navegante Elcano, a quienes los marinos eligen para poner fin a la vuelta al mundo, un hombre que fue capaz de convertir una expedición comercial en una gesta y, al tiempo, dar por primera vez la vuelta al mundo. El viaje se inició el 10 de agosto de 1519 en Sevilla y zarparon de Sanlúcar de Barrameda el 20 de septiembre, una vez incorporada la tripulación y con todo el equipamiento y provisiones cargado. El 8 de septiembre la nao Victoria llegó a Sevilla. Había concluido la vuelta al mundo. La primera.

La muestra parte de cómo se fraguó el viaje, cómo se desarrolló el mismo, se detiene en la muerte de Magallanes, en la toma del mando por Elcano y acaba en Sevilla, a donde llegó solamente una de las cinco naves, la Victoria (a la que se destaca en la muestra, con una reproducción a gran escala en la que se puede ver cómo era la embarcación en su interior y dónde alojaba el cargamento que llevaba, desde todo tipo de víveres hasta una vaca viva para poder abastecerse de leche fresca), con 18 hombres de los cerca de 250 que habían embarcado. Las otra cuatro Trinidad, San Antonio, Concepción y Santiago) se quedaron por el camino en un viaje hacia lo desconocido en el que los tripulantes fueron capaces de enfrentarse a peligros y situaciones que habían sido impensables hasta el momento.

Una hazaña, mirada con los ojos de hoy, que cambió la manera de cartografiar, pues el mundo ya no volvería ser el mismo. “Hemos tratado de mantener viva la memoria de dos marinos y de sus hazañas en la Historia”, señaló el almirante Juan Rodríguez Garat, director del museo y uno de los artífices de esta muestra junto con los comisarios Enrique Martínez Ruiz, Susana García Ramírez y José María Moreno Martín.

Entre las 89 piezas que se exhiben, algunas de ellas verdaderos tesoros, como el primer mapa que se dibujó tras la circunnavegación y que demostraba que el mundo ya no era el mismo, hasta un curioso busto de Carlos I joven, pasando por los instrumentos de navegación de la época, como el compás de mano, el cuadrante, el escandallo, la ampolleta y el astrolabio. Se muestra también el impresionante cuadro de Salaverría, tantas veces reproducido, que pinta el fin de la vuelta, con los marinos bajando de la Victoria con Elcano al frente, un puñado de hombres que en Sevilla vieron como una alucinación fantasmagórica, pues nadie los esperaba. “Después de miles de leguas viajadas nos miraron como a fantasmas”, dice la voz del marino vasco en el vídeo que se proyecta en la carpa geodésica que se ha habilitado en el Museo Naval y que narra cómo fue la travesía.

Son 1.100 metros cuadrados que recogen las piezas que proceden de 23 instituciones tanto españolas como extranjeras. La puesta en escena es también importante, pues los colores van dando medida de lo que supuso el viaje, incluso con un guiño al rojo y al amarillo, colores de la enseña.

19/09/2019 13:51 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris