Poesia de mayo

20070416123012-espiga.jpg
Gracias, Señor, por las cosas elementales:
el rayo de sol que no pregunta;

la sombra del castaño con los brazos extendidos;
la tarde que murió ayer detrás de la montaña
sin oficio de difuntos.

El agua que trabaja su pureza en lo hondo de la sierra;
el aire que limpia mis pulmones mientras duermo;

la tierra viva generando en las raíces los frutos y colores...
La mirada transparente como una puerta de cristal;

la mano que disuelve el hastío al estrecharse;

el pelo crespo y recio como una voz de dignidad;

el cántico común que abre la existencia al nosotros infinito...
La herencia de los siglos manifestada

en el suero que me salva gota a gota;

en el hilo de cobre que trae luz a mi noche;
en la página del libro que sana mi ignorancia.

Benjamín Glez. Buelta 

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               
16/04/2007 12:30 Miguel Angel Rodriguez Urosa Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

rodurosa

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.